Actualidad / Natación / La leyenda del salto, Orlando Duque, se retira a los 45 años

La leyenda del salto, Orlando Duque, se retira a los 45 años

Después de 20 años dando lo mejor de sí mismo como clavadista en una impresionante disciplina como es la del salto desde plataforma de 27 metros, Orlando Duque dice adiós para siempre a la competición.

Desde el día en que dejó su Colombia natal hace más de 20 años, la mundialmente famosa cola de caballo ha viajado por todo el mundo como embajador del salto. Se ha lanzado desde lugares únicos, desde la cascada más grande del mundo, frente a la Estatua de la Libertad, o en la Antártida, desde un iceberg, o en las cataratas Victoria, y ya dentro del circuito mundial Red Bull, desde el Puente Viejo de Mostar, sobre el río Neretva. Su mayor gesta, que se inscribe en el libro de los récords, es un salto perfecto en Hawai, en 2000, donde recibió todos los 10 de los jueces.

Orlando Duque ganó la primera medalla del Campeonato Mundial de su país, así como 13 títulos mundiales entre 1999 y 2019 y par de récords Guinness. En los últimos 20 años,'el Duque' ha inspirado a toda una generación de clavadistas.

El hombre que para muchos personifica esta disciplina se despidió de la competición durante el final de temporada de la Red Bull Cliff Diving World Series 2019 en Bilbao, el pasado mes de septiembre.

Foto: Romina Amato/Red Bull Content Pool

El icono, la leyenda

Orlando Duque es el icono, la leyenda, el pionero de todo. En los últimos 20 años 'el Duque' ha ganado muchos títulos y reconocimientos. No sólo por su éxito inigualable en el deporte, sino también por su estilo para superar las lesiones y contratiempos que amenazaron su carrera. Al principio, cuando era niño, empezó como un pasatiempo cuando salía del colegio y sobretodo era una forma de mantenerse fuera de los problemas sociales que había en Colombia. El Duque vivió en Cali en la época de los carteles de la droga, cuando la guerra entre los carteles de Cali y Medellín, pero su familia siempre le inculcó a él y a sus hermanos que las drogas, cuanto más alejadas, mejor. Poco a poco, Orlando fue haciendo del salto su vida.

"Jugó un papel muy importante en este deporte. Básicamente, él creó este deporte", dice la dominadora de esta disciplina, la australiana Rhiannan Iffland, quien ya está deseando poder saltar con la leyenda colombiana a finales de este año.

"He estado a su sombra durante mucho tiempo y siempre estaré ahí, porque él estuvo ahí desde el principio", reconoce el 8 veces campeón de la Serie Mundial Gary Hunt de Gran Bretaña, quien compitió en más de 80 pruebas junto al legendario colombiano.

Orlando Duque, a sus 45 años, no se retira de la plataforma de 27 metros sin dejar de lado su herencia: su pupila, María Paula Quintero, de 19 años, que representará a Colombia en la Red Bull Cliff Diving World Series 2020 después de asegurarse un puesto entre las más grandes del salto desde plataforma.

Además, Orlando tiene ya planes para su retirada de la vida como deportista profesional: "No voy a renunciar a mi deporte sólo porque no compita. Este deporte tiene tantas facetas diferentes que he descuidado en los últimos años. La parte de la aventura. El viaje. Nuevos descubrimientos. Espero tener tiempo para esto".

Además del enfoque aventurero, Duque tiene un objetivo claro fijado para el futuro del deporte que ha elegido.

"Estoy en el comité de atletas de la federación internacional FINA, así que presionaré cada paso para asegurarme de que este deporte llegue a las Olimpiadas", dice Orlando Duque, que se clasificó para los Juegos de 1992, pero que nunca llegó a representar a su país debido a las deficiencias de la federación nacional. "Creo que ese no es sólo mi objetivo, sino que todos los saltadores lo persiguen; todo el mundo sería mucho más profesional si se consiguiera esa meta."

Su último salto en Bilbao

El pasado 20 de septiembre, Orlando Duque se despedía para siempre en Bilbao. Y el haberlo hecho en Bilbao fue muy especial para el colombiano. Compartir el momento con su esposa, sus amigos y sus compañeros con los que tanto ha vivido fue un momento muy emocionante. Desde la plataforma de los 27 metros lo primero que hizo fue intentar controlar las emociones. Obviamente hubo un momento muy emotivo cuando se proyectaron unos vídeos de los momentos más importantes de su trayectoria. Tuvo que esforzarse en centrarse y en controlar los nervios ya que tenía que saltar y no podía despistarse. "La verdad, fue un momento muy bonito y un privilegio el poder retirarse cuando uno quiere y como uno quiere."

ARTÍCULOS RELACIONADOS