Foto: James Mitchell‎
Entrenamientos / Ciclismo / Qué es la potencia normalizada y para qué sirve en ciclismo

Qué es la potencia normalizada y para qué sirve en ciclismo

Tal como se puede leer en [easyazon_link identifier="8499104592" locale="ES" tag="planetriat-21"]Entrenar y correr con potenciómetro[/easyazon_link], la biblia de todo usuario de medidores de potencia "los potenciómetros no son sólo para los profesionales". Está claro que un dispositivo que hace unos años era caro, elitista y solo al alcance de unos pocos se ha popularizado y ahora puede verse con relativa facilidad. "No obstante, para sacar el mejor partido de esta tecnología, debemos saber interpretar la información que nos ofrece" dice Hunter Allen, autor del libro.

Si hasta hace unos años calibrar la dureza de un recorrido se basaba únicamente en percepciones basadas en distancia, tiempo y desnivel, ahora, con los potenciómetros el dato más simple y rápido es la potencia desarrollada a lo largo de una ruta. Sin embargo, y de esto queremos hablar hoy en profundidad, el dato a tener en cuenta es otro, la potencia normalizada.

Potencia normalizada vs Potencia media

Ya sabemos como funciona el entrenamiento: para construir la aptitud física, ciclistas, triatletas y runners ponen al cuerpo bajo un determinado volumen de estrés a lo largo de las distintas sesiones de entrenamiento. En ocasiones se entrena por volumen y en otras por intensidad, pero de una manera u otra el cuerpo se adapta al estrés a través de la recuperación, y en las siguientes sesiones es capaz de acomodar más estrés, lo que deriva en un aumento de las capacidades.

¿Cuáles son los atributos que calibran cuán estresante es un entrenamiento? Duración, frecuencia, intensidad y exigencia del terreno. Los tres primeros son fácilmente medibles, pero el cuarto... Podríamos hacerlo a través del valor medio, que resulta de dividir la potencia a lo largo de todo el recorrido. Tiene una ventaja principal, y es que es fácil de entender, pero es un dato limitado.

¿Cuáles son los inconvenientes de la potencia media?

Pongamos dos ejemplos: por un lado un recorrido sin desnivel en el que durante una hora se arrastran 200 vatios. El dato de la potencia media será muy similar. Sin embargo, si escogemos un recorrido con desnivel variado, en el que haya varias subidas, intentar promediar 200 vatios durante una hora sería una tarea mucho más complicada, dado que los vatios logrados durante las subidas son neutralizados por los de las bajadas, en las que apenas hay que aplicar fuerza. En caso de conseguirse los 200 vatios, sería a costa de sentirse muchísimo más fatigado y con la necesidad de más recuperación.

Aquí es donde entra en juego la energía normalizada. Esta tiene en cuenta la variación del desnivel para cuantificar el coste fisiológico. Esto significa que para un entrenamiento con variabilidad en su recorrido, la potencia normalizada será mucho mayor que la potencia media. Para un entrenamiento constante y consistente los dos valores serán muy similares.

La potencia normalizada en acción

Tomemos como ejemplo el Tour de Francia. Penúltima etapa, contrarreloj de Marsella, aquella en la que Mikel Landa se quedó a un solo segundo de subir al podio. El colombiano Rigoberto Uran necesitaba una potencia constante a lo largo de los 22'5 kilómetros del recorrido -prácticamente constante- para intentar superar a Chris Froome. Sus datos de potencia aquel día fueron los siguientes:

Potencia media: 378W (6,00 W/kg)
Potencia normalizada: 389W (6,16w/kg)
Diferencia: 3,2%.

A través de estas cifras, ya se puede ver cómo el esfuerzo de Urán fue extremadamente medido y constante. Los dos números son muy similares, con una diferencia que probablemente se debe a un tramo de bajada corto de dos kilómetros en el que Urán no habría estado pisando los pedales con tanta fuerza. La energía normalizada lo explica y se ajusta en consecuencia.

Si comparamos con la etapa 9, en la que el jefe de filas de Cannondale se hizo con la victoria tras 181 kilómetros de etapa y tres subidas de enjundia, podremos ver cómo la potencia normalizada se convierte en una mejor métrica para analizar su desempeño.

Promedio: 219W (3.78 W/kg)
Normalizado: 292 W (4,63 W/kg)
Diferencia: 33%.

A tenor de estos dos ejemplos, la potencia normalizada proporciona una forma más realista de representar la carga de trabajo de un ciclista que la potencia media. A partir de esta información, el reto para cualquier ciclistas es saber cuánto estrés puede soportar un cuerpo, y cuál es la recuperación necesaria para maximizar la adaptación.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon

ARTÍCULOS RELACIONADOS