La vuelta de Saleta Castro una pandemia después: "Sabía que iba a ser duro"

La vuelta de Saleta Castro una pandemia después: "Sabía que iba a ser duro"

Saleta Castro finalizó quinta en Challenge Cancún y nos ha contado en Planeta Triatlón cómo ha sido la sensación de volver a competir tanto tiempo después.

Hay muchos trabajadores preguntándose cómo será volver al trabajo presencial cuanto todo esto pase. Saleta Castro resolvió esa pregunta este domingo en las calles de Cancún, la pontevedresa se puso el mono de triatlón y saltó al Caribe para volver a competir.

"Estoy contenta de volver a competir. Las sensaciones han sido normales, ni buenas ni malas", nos cuenta la triatleta de Hoka poco después de acabar la durísima prueba mexicana. Y es que esta aventura ha supuesto para ella la primera prueba de nivel desde hace mucho tiempo.

"Después de uno año y seis meses sin competir, la verdad es que no me puedo quejar", resume Castro, que se enfrentaba en Cancún a un cartel de mucho nivel y muy buenas nadadoras. Aunque el Caribe en las postales parece una balsa, la realidad en Cancún fue un poco distinta.

"Hubo corriente en la natación y me quedé sola, como era de esperar", se sincera la gallega, que nos atiende desde el hotel en el que se alojaban los triatletas. Saleta salió del agua en quinta posición, curiosamente la misma en la que acabó la prueba.

Una bicicleta con algo de molestias

El segmento ciclista es posiblemente el más difícil de afrontar cuando se lleva tiempo sin competir. Aguantar 90 kilómetros acoplado en un circuito tan llano, no es nada fácil y requiere de mucha paciencia.

saleta castro
Foto: Instagram // @saleta3

"En bicicleta me encontré bastante bien pero tenía molestias en el glúteo al acoplarme", resuelve la de Cervélo, que llegó a ponerse cuarta en durante un tramo. "Hasta el kilómetro 60 he ido bastante bien", sin embargo ese último tercio se ha complicado un poco.

"El final de la bici se me hizo un poco de bola, estaba deseando bajarme a correr", desliza la triatleta afincada en Valencia, que tira de autocrítica para definir su puesta en escena sobre la bici como "normalita".

Una media maratón tremendamente dura

"La media maratón sabía que iba a ser muy dura por el calor", advierte Saleta, que se bajó a correr siendo conservadora para intentar evitar los temidos golpes de calor del Caribe. David Castro ya nos contó que un exceso allí se puede pagar incluso con décimas de fiebre.

"Incluso había que llevar agua de un avituallamiento a otro", bromea la triatleta de Pontevedra sobre el calor y la dureza de la carrera a pie en Cancún. Pese a empezar poco a poco, Saleta se fue atreviendo y acabó corriendo muy rápido en la última vuelta.

"Estoy contenta de volver a competir y de acabar fuerte los últimos kilómetros", sentencia la gallega que llevaba mucho tiempo sin correr una carrera media distancia. Top 5 para ella y vuelta al trabajo, Saleta ha dejado el teletrabajo y ya está otra vez en la oficina.

ARTÍCULOS RELACIONADOS