Foto: PTO - Tommy Zaferes
Trucos y curiosidades / Triatlón / Lo que ha dejado de ingresar un PRO en 2020

Lo que ha dejado de ingresar un PRO en 2020

Cody Beals pasa por ser uno de los triatletas más transparentes del panorama internacional.

El canadiense, que acumula varios triunfos de relevancia en su palmarés, entre ellos superar a Lionel Sanders en Mont Tremblant, comparte todos los años su balance de ingresos y gastos.

Su idea es visibilizar ante los populares el cómo es realmente la vida de un profesional del triatlón, dedicado únicamente a competir y sin más fuentes de ingresos, y qué puede ganar de media.

En 2019 Beals superó los 116.000 dólares canadienses, al cambio unos 75.000 euros. Sin embargo, en 2020 apenas ha superado los 87.000, unos 56.000 al cambio.

La incidencia de COVID-19: un treinta por ciento menos

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto la cancelación de gran parte de las carreras que, en condiciones normales, habrían tenido lugar en el 2020.

Los triatletas profesionales, por su parte, han tenido que resignarse a una nueva situación que ha hecho, como nos comentaba Anna Noguera hace unos meses, se planteasen una vida más allá del profesionalismo.

Si bien está claro que muy pocos son los afortunados que pueden vivir holgadamente del triatlón, también es cierto que hasta este fatídico 2020 sí se podía tener una estabilidad económica que ha desaparecido.

"Me siento un privilegiado por haber resistido esta tormenta de mierda mejor que muchos otros deportistas y otras personas", comenta en su artículo Cody Beals. "Pero gracias a los patrocinios, mis ingresos sólo se vieron afectados en un treinta por ciento en comparación con los últimos dos años".

¿Cómo ha afectado la pandemia?

El primer efecto de la pandemia en los triatletas ha sido la suspensión de las carreras que debieron celebrarse durante el 2020, con todo lo que ello implica: no hubo premios, ni bonos, ni fijos por participación.

Como bien apunta Cody, el grosso de ingresos ha venido de los patrocinadores, si bien cabe hay muchos de ellos que han tenido que reducir sus presupuestos.

"Cuando al comienzo de la pandemia la mayoría de mis patrocinadores me programaron reuniones, me temía lo peor", confiesa Cody. "Fue un alivio escuchar que todos mis contratos estan confirmados para 2020".

Sin embargo, 2021 no pinta nada bien. "Las perspectivas no son tan halagüeñas. Estoy anticipando más desgaste y rotación en patrocinios que todos los años anteriores de mi carrera juntos".

Esto lo hemos podido ver recientemente, con todos los cambios en patrocinadores ciclistas que está habiendo, tal como comentamos en nuestro canal de youtube:

Efectos en la industria

A esto hay que sumar el nulo ingreso de dinero por victorias, que ha llevado a gran parte de los deportistas a buscarse la vida en aquellos eventos que sí salían adelante.

"Las oportunidades eran pocas y lejanas", afirma Cody. "Esto me obligó a competir a nivel local durante la mayor parte del año, y a tomar la salida en formatos más cortos -incluso debutando en pruebas con drafting-".

Esto lo hemos visto a nivel nacional, donde figuras como Mario Mola han vuelto a la pista o a pruebas más locales, como Javier Gómez Noya que ganó en un Triatlón de Santander que contaba con Sara Pérez, Gurutze Frades o Peru Alfaro, entre otros, como grandes estrellas para una cita con apenas 200 participantes.

cody beals acoplado ciclismo
Foto: PTO - Tommy Zaferes

La PTO

La aparición de la Organización de Triatletas Profesionales ha sido un evento esperanzador y muy positivo para los deportistas profesionales de esta disciplina, y su Campeonato del Mundo ha supuesto una remuneración importante para los participantes.

Por contra, los deportistas han tenido sus gastos habituales, independientemente de la situación de pandemia.

Puede que hayan podido ahorrar en viajes, pero quienes tengan gastos de consultoría y representación han tenido que pagarlos, así como el mantenimiento de toda su equipación deportiva, y de sus páginas web y redes sociales. A esto se unen los seguros, tanto médicos como de otras tipologías, y los gastos de la vida cotidiana.

No obstante, Cody es positivo y no cambia su estilo de vida por nada del mundo: "ganar mucho dinero aún no está entre mis prioridades", se confiese. "Ni convertirme en influencer, construir un imperio de entrenamiento o incluso ganar Kona. Por ahora, sólo quiero vivir auténticamente, entrenar con determinación y correr rápido".

ARTÍCULOS RELACIONADOS