Foto: The Yomiuri Shimbun via AP Photo
Actualidad / Running / Los corredores japoneses también optan por Vaporfly

Los corredores japoneses también optan por Vaporfly

Ya lo dijo recientemente Eliud Kipchoge, "lo que hace a un ser humano es su mentalidad, no la zapatilla". Aun así, el furor por el modelo Vaporfly Next% en el mundo de la competición es algo innegable hoy en día. Han sido llamadas zapatillas "innovadoras" y descritas como la "superzapatilla".

Un grave mazazo para las principales marcas deportivas japonesas que empiezan a sufrir en sus propias carnes el furor por esta superzapatilla, que se extiende entre profesionales y populares. Las acciones de los principales productores japoneses de zapatillas cayeron en Tokio después del protagonismo que las zapatillas Nike tuvieron en una de las carreras con más tradición y más espectadores en Japón, la Hakone Ekiden, que se ha convertido cada vez más en una especie de escaparate para los fabricantes de calzado deportivo.

Hakone Ekiden

Una prueba agotadora de maratón por relevos que enfrenta a equipos de unos 10 corredores universitarios en un recorrido de más de 200 kilómetros entre Tokio y Hakone, cerca del Monte Fuji, durante dos días.

Este año si hay un dato que ha llamado la atención es que la mayoría de los corredores escogió la zapatilla Vaporfly Next% de Nike, más del 84%, según las estadísticas recopiladas por Ekiden News y compartidas por Bunshun Online. Entre ellos se encontraba el equipo ganador de la Universidad Aoyama Gakuin de Tokio, vencedores de la prueba y que hasta este año eran conocidos por optar por la marca Adidas. En 2019, formaban parte de los 39 competidores que llevaban las zapatillas de la marca alemana; en la edición de 2020, ese número se redujo a solo siete.

Lo que está claro es que estamos en un momento del atletismo en general y del triatlón también en el que cualquier ganancia, en el más mínimo detalle, supone la diferencia entre ganar una carrera o no. Lejos han quedado los tiempos en los que el patrocinio primaba sobre el rendimiento, y ya son habituales los deportistas que, pudiéndoselo permitir, optan por escoger ellos mismos determinado material.

Partiendo de esta premisa, y con la comprobación de que realmente las Vaporfly 4% sí suponen un ahorro, puede llegar un momento en que, al menos en media y corta distancia, se las veamos a muchos más deportistas: desde aquellos que no tienen directamente patrocinador de calzado, hasta a aquellos que opten por buscar el ahorro de tiempo antes que el ingreso económico.

Este próximo mes de octubre será interesante ver, en el tradicional conteo de material del Campeonato del Mundo de Ironman, si la tendencia de los últimos años cambia y Nike irrumpe con fuerza.

ARTÍCULOS RELACIONADOS