Foto: ITU Media // Delly Carr
Trucos y curiosidades / Los eufemismos del triatleta

Los eufemismos del triatleta

Dice la Real Academia de la Lengua que eufemismo es “manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta o franca expresión sería dura o malsonante”. Vamos, lo que toda la vida ha sido decir una cosa, cuando realmente quieres decir otra. ¿Os acordáis, cuando éramos jóvenes del “te quiero como amigo”, que en el fondo era un “no te tocaría ni con un palo”?, pues eso.

Llevándolo a nuestro terreno si hay un gremio deportista al que nos gusta utilizar eufemismos, es al de los triatletas. Tenemos un abanico inacabable de frases hechas que, si las analizamos en profundidad, quieren decir algo bastante más oscuro. Podríamos haber titulado al artículo “Siete eufemismos del triatleta”, pero la verdad es que, si te paras a pensar, hay muchísimos más.

Me ha tocado recuperar en la bici

Esto en nuestra casa, de toda la vida, ha sido un “nado como el culo”. Vamos, que sí, que quien lo dice tiene la suerte de pedalear bien, probablemente haya salido los fines de semana en bici desde que tiene uso de razón, pero cuando se pone un neopreno… ¡Ay amigo cuando se pone un neopreno! Más perdido que un cerdo en un garaje.

Había muchísimo tráfico en la bici

Más de lo mismo: Sinónima de la anterior, quizás un poco más melodramática. Claro, como no has nadado una miaja, cuando te subes a la bicicleta te encuentras con unos pelotones que ni en la Quebrantahuesos. ¿Cuál es la diferencia en este caso? Que aparte de nadar mal, el segmento de ciclismo también ha salido mal. Y claro, la culpa es de que había mucha gente…

No estoy fino, creo que estoy cogiendo algo

Entre nosotros, cuando alguien dice “estoy cogiendo algo”, es que lleva unos cuantos días tocándose las narices a manos llenas. Y qué mejor excusa que un conato de catarro aprovechando que hace tres días tosió por la mañana, o que al salir a la calle estornudó. “No estoy fino” es el mejor indicativo de que te estás pasando los entrenamientos por el arco del triunfo, que estás mucho mejor en casa tirado en el sofá.

transicion gomez noya triatlón mario mola
Foto: ITU Media // Delly Carr

Cada día hago las transiciones mejor

De las más inocuas. Si alguien te dice que pasa por la T1 cual Alistair Brownlee en el Ironman 70.3 de Saint George, tampoco te creas lo que dice, que no es para tanto. Porque lo que subyace detrás de un “cada día hago las transiciones mejor” es un “estoy supercontento porque por fin, tras meses intentándolo, he aprendido a quitarme el neopreno sin tener que revolcarme por el suelo haciendo la croqueta; de hecho solo he tardado seis minutos y medio en hacer la transición”.

He adelantado a muchísima gente corriendo

Gran frase. Pero gran frase que esconde una terrible verdad. Cuando alguien te dice que ha adelantado a mucha gente corriendo, lo que en verdad te quiere decir es que ha llegado a la T2 con el coche escoba. Que, hablando con sinceridad, ni nada ni pedalea, que los dos primeros segmentos los ha sobrevivido –y además sin forzar mucho, yendo en pulsaciones por debajo del umbral-, y luego al calzarse las zapatillas ha dicho “esta es la mía”, ha empezado a adelantar corredores como si no hubiera mañana y en vez de terminar en la posición 825, lo ha hecho en la 710.

Tengo que empezar a pensar en cambiar de bici

Esta tiene muchas variantes, o varios contextos.

En la primera de todas, la frase real que se esconde está dicha en medio de una comida familiar. Si un triatleta le dice a su pareja “tengo que empezar a pensar en cambiar de bici”, lo que realmente quiere decir es “cariño, esta mañana me he pasado por la tienda de Trek, por la de Specialized, por la de BH, por la de Giant para que me diesen presupuesto, a la hora de la verdad le he estado dando vueltas mientras me tomaba una cerveza antes de volver para casa y he terminado volviendo a Trek a dar una señal, nada, trescientos euros. Dentro de dos semanas me llega”.

También hay otra posibilidad: Que ese “tengo que empezar a pensar en cambiar de bici” esconda un “Paco se ha comprado una cabra”.

Y claro, si Paco se tira de un puente… ¡Nosotros también!

ARTÍCULOS RELACIONADOS