Foto: ITU Media // Wagner Araujo
Actualidad / Triatlón / Mario Mola: "Nadal ha ganado once Roland Garros, ¿cómo puedo pensar yo que lo he logrado todo?"

Mario Mola: "Nadal ha ganado once Roland Garros, ¿cómo puedo pensar yo que lo he logrado todo?"

Cuando uno  habla con Mario Mola cuesta creer que este chaval nacido en Palma de Mallorca hace 28 años acabe de ganar su tercer mundial de triatlón consecutivo, una superioridad que hasta ahora sólo había logrado Javier Gómez NoyaHace poco más de 48 horas desde que el balear se proclamara Campeón del Mundo -lo hizo también en 2015 y 2016-, y desde entonces ha estado todo el tiempo prácticamente pegado al teléfono. Sin embargo, lo agradece. "Imagino que eso es buena señal, lo agradezco, y ojalá eso sirva para seguir situando el triatlón en las noticias y que la gente se siga interesando. Lo que está en nuestras manos es esto y bienvenida es cada llamada".

La Grand Final de Gold Coast

Mario nos atiende con la serenidad y paciencia que no se espera de alguien destinado a pasar a la historia, y camufla su felicidad con una humildad aplastante. "Estoy muy contento. Las carreras de mayo a agosto fueron muy buenas y es lo que me ha permitido llegar aquí con gran parte del trabajo hecho". Reconoce que a pesar de ello a una última carrera en la que puntúa sí o sí unos siempre llega con presión. "Ya se han visto casos en los que se ha llegado bien y lo ha perdido por una mala carrera. Era importante y estoy contento de que salga bien", explica el Campeón del Mundo.

En Gold Coast la carrera no empezó mal pudiendo controlar su rival más directo, el australiano Jacob Birtwhistle, desde el principio. "Salir del agua con él y estar con él ya te da la tranquilidad de estar ahí", cuenta Mario. "A partir de ahí era estar en carrera, bien colocado, que no haya cortes y en uno de ellos se te gire la carrera en un segundo".

Una vez en carrera la intención fue disputar la carrera. "Creo que llegaba en buen momento y hay que aprovechar cada oportunidad", confiesa el de BH, que finalmente cruzó la meta tras su compañero de entrenamientos Vincent Luis. A pesar de ello pudo saborear otra victoria, la del mundial. "Intenté pensarlo y lo pensé en más de una ocasión", aunque reconoce que no es fácil cuando estás compitiendo y vas cerca del límite. "Aprovecha y disfruta este momento", confiesa que se decía a si mismo. "Históricamente es un sitio en el que he competido bien, y pese a ir muy cerca del 100%, uno disfruta el momento. Me queda la sensación de haber disfrutado la carrera".

Un título menos sufrido fruto de la regularidad

"En el primer título recuerdo haber cruzado la meta y no estar muy convencido de lo que había pasado, no ser consciente". Nos remontamos a aquella Grand Final de Cozumel donde los Hermanos Brownlee protagonizaron un final que acabaría siendo nominado a los Premios Laureus del Deporte. "En Rotterdam era consciente de que lo tenía más cerca, pero allí sí dependía de un puesto. Era consciente de que llegaba en una situación más privilegiada, pero también te puede jugar una mala pasada si te confías, así que había que salir a luchar pero con cabeza", nos cuenta Mola rememorando sus dos primeros títulos mundiales.

Este año la situación era diferente en la Grand Final y el balear llegaba con todas a su favor. Todo ello gracias a una de las mejoras temporadas que se hayan visto en ITU por parte de un triatleta. "No puedo pedir más, en la carrera que he estado he competido bien y conseguido buen resultado". Y es que con cuatro victorias, tres segundos puestos y un cuarto, sólo Alistair Brownlee, que logró cinco victorias en 2009, supera a Mario. Pese a su constancia y fiabilidad el triatleta español se muestra prudente una vez más. "Por un lado tienes la confianza de la experiencia de ese año, pero por otro lado nunca estás tranquilo hasta que no cruzas la línea de meta, no sientes el alivio".

Un mundial de gran nivel

"Estoy seguro de que Vincent y Jacob estarán con más condiciones de luchar por el título el año que viene". El francés y el australiano, compañeros de Mario en el #JFTcrew de Joel Filliol, han sido los mayores rivales de Mola en este 2018 demostrando su gran nivel. Pero el Campeón del Mundo no espera guerra el próximo año sólo de sus colegas de entrenamiento. "Tanto ellos dos como los noruegos, que empezaron muy bien, Alarza y otros triatletas van a seguir mejorando", asegura.

El mallorquín confía en que su compañero de selección vuelva a su mejor nivel. "Fernando este año ha tenido mala suerte por la lesiones, pero en cuanto pueda tener regularidad y competir sano estará luchando por los primeros puestos". Por eso tiene claro que no será coser y cantar: "No espero que sea nada fácil, cada vez la gente tiene más hambre y más ganas de conseguir ese mundial".

Vincent Luis y Jacob Birtwhistle, rivales y compañeros en el #JFTcrew

"No los veo como enemigos", afirma Mario. "No hay nada mejor que entrenar con los mejores de tu deporte para mejorar y ser consciente de cuál es el nivel y donde estás tú". El triatleta explica que el grupo ha sido capaz de diferenciar el entrenamiento de la competición y sacar el máximo partido sin que suponga un estrés. "Al final la relación es muy buena y no sólo mejoramos, sino que nos lo pasamos bien". 

El hecho de entrenar con dos rivales directos en competición se convierte en un plus. "El nivel de exigencia que nos ponemos en los entrenamientos sería inalcanzable por separado", asegura. Sin embargo cree que "hay que tener carácter" y que "no todo el mundo está hecho para entrar en el grupo".

Un grupo capitaneado por el que es posiblemente el mejor entrenador de triatlón del mundoJoel Filliol. "Para nosotros es muy importante no estar lesionados y poder competir de forma regular", algo de lo que Filliol y su trabajo tienen mucha culpa. "Tener a alguien que está prácticamente 24 horas al día contigo, te ve entrenar, sabe cuando estás cansando, cuando tienes que bajar el listón, cuando puedes apretar un poco más" es algo que fundamental para poder estar al máximo nivel. "Eso sólo se consigue si tienes a alguien volcado al 100% en el entrenamiento y por supuesto la figura de Joel ha sido súper importante para todos".

El cuarto mundial y Tokio 2020 en el horizonte

Una de las preguntas que surgen tras el tercer mundial consecutivo gira entorno a cómo mantener la motivación de cara al cuarto después de tanto éxito. Mario lo tiene claro: "Creo que se trata de mantener las mismas ganas, es la única forma de mantener el ritmo de trabajo". Para eso el balear tiene un espejo, el de Javier Gómez Noya. "Siempre recurro a él".

O al de otro grande del deporte español, Rafael Nadal. "Lleva tantos años en la élite y a pesar de tanto altibajos sigue compitiendo a ese nivel de exigencia", dice sobre el tenista, al que considera un ejemplo. "Rafa ha ganado once Roland Garros, ¿cómo puedo pensar yo que lo he logrado todo con tres campeonatos y 28 años?".

Por eso Mario mantiene los pies en el suelo y la intensidad necesaria para seguir."La vida del deportistas tiene fecha de caducidad y hay que aprovechar cada año que podemos competir, nunca sabes cuándo se terminará". Por el camino otro gran objetivo: los Juego Olímpicos de Tokio. "Por repercusión es la prueba reina en nuestro deporte y por supuesto me gustaría llegar en las mejores condiciones posibles y poder luchar por una medalla, sería fantástico", señala.

Final de temporada en Jersey

En unos días toca coger un nueva avión. Esta vez dirección JerseyPero antes toca pasar unos días en Banyoles junto a Carol, su pareja, que cada día está más cerca de volver a competir. "Está mucho mejor, ha vuelto a entrenar poquito a poco, lejos de estar con normalidad, pero mucho mejor", explica Mario.

A pesar de una operación de la escápula del hombro bastante compleja, Carol tiene ganas de competir. De momento sigue la duda de si hacer alguna prueba a finales de año. "Quizá una copa del mundo, pero sin presión sólo a modo de mantener la emoción de una carrera. Si puede estar fantástico y si no el año que viene hay muchas pruebas".

Quien vuelve a competir la próxima semana será Mario; estará en una nueva prueba de la Super League. "Se trata de mantenerse y llegar con fuerzas, más que físicas, psicológicas, que son las que marcan la diferencia a esta altura de la temporada".

ARTÍCULOS RELACIONADOS