Actualidad / Running / A sus 25 años, sigue corriendo a pesar del cáncer de hígado que le dio 3 meses de vida

A sus 25 años, sigue corriendo a pesar del cáncer de hígado que le dio 3 meses de vida

El pasado 11 de junio fallecía Gabe Grunewald, una corredora estadounidense a la que en 2009, con tan solo 22 años, se le detectó un carcinoma quístico adenoide, una forma rara de cáncer que se encuentra principalmente en las glándulas salivales. Durante los 10 años que estuvo luchando contra la enfermedad no dejó de entrenar ni de competir hasta que su cuerpo dijo basta. Su historia ha inspirado a mucha gente y muchos corredores en el mundo por el mensaje que dejó a todos, pero a Mark Carles le ha llegado muy profundamente.

La historia de Mark Cales

Mark Carles es un joven de 25 años que vive en West Brighton, Staten Island. Cuando competía en la escuela secundaria en pruebas de campo a través era muy propenso a vomitar, ya fuera durante o después de las carreras, independientemente de si hubiera comido antes o no. Sus entrenadores, que eran de la vieja escuela, eran de los que pensaban que si no vomitabas es porque no te habías esforzado lo suficiente.

Poco tiempo después, Mark descubrió que el vómito se debía a un tumor en el hígado que estaba bloqueando dos arterias en sus intestinos, restringiendo el flujo de sangre y oxígeno. Era una señal temprana del cáncer de hígado que se le diagnosticaría oficialmente en 2018.

El tumor en el hígado fue un golpe muy duro para Carles, pero se negó a que el miedo y la incertidumbre se adueñaran de su vida a partir ese momento. Recibió un precioso mensaje de motivación de Gabe Grunewald, quien había estado diez años luchando contra la enfermedad antes de morir. Por eso, Carles estaba decidido a seguir luchando por su vida. Y correr era la mejor forma de hacerlo.

Foto: Facebook // Mark Carles

A lo largo de los años 2014 y 2015, Carles continuó con su duro tratamiento, sin dejar de entrenar. Sus síntomas fueron empeorando poco a poco, seguía con los vómitos y se encontraba cada vez más cansado. En su última temporada de campo a través en 2016, sus tiempos eran cada vez peores. En 2014, Carles corría por debajo de los 30 minutos los 8K; en 2016 estaba cinco minutos por encima de ese tiempo. Para colmo, sus entrenadores pensaban al verle devolver que era por salir de fiesta el día anterior. Carles estaba físicamente enfermo, lo que se traducía también en algo mental.

Al terminar la universidad se puso a trabajar mientras seguía entrenando unos 35-45 kilómetros semanales. Pero su salud siguió empeorando. Hasta que ya no pudo más. Sabía que había un grave problema cuando corrió un 5K en octubre de 2018 en 30 minutos.

A partir de ahí, sus síntomas empeoraron: ganglios linfáticos más grandes e hinchados, sudores nocturnos y un dolor terrible en el abdomen. Después de múltiples pruebas los médicos le detectaron un tumor de más de 3 kilos que, tras la biopsia, confirmó un cáncer de hígado muy raro llamado carcinoma heptocelular fibrolamelar, tan raro que solo 1 de cada 5 millones de personas lo padecen.

En noviembre de 2018, Mark Carles fue operado por los mejores cirujanos oncológicos de la Universidad de Nueva York, que determinaron que su cáncer estaba en etapa 4 y que tenía metástasis en todo el lado derecho de su cuerpo, en el páncreas, el estómago, la pelvis, el intestino delgado y la vesícula biliar. Le dieron tres meses de vida. Al ser un cáncer raro, no había tratamiento conocido, por lo que empezó con quimioterapia ese mismo mes.

Perdía peso todas las semanas y estaba extremadamente débil. De las 70 flexiones que solía hacer seguidas, ya solo podía hacer cinco. Pero aún así, intentó seguir corriendo, aunque con una intensidad mucho menor. Correr poco más de 1.500 metros le llevaba 16 minutos.

A finales de enero de 2019, los escáneres mostraron que su quimioterapia no estaba funcionando en absoluto y que su tumor había crecido un 20 por ciento. Pronto tendría un fallo hepático. Los médicos recomendaron una cirugía mayor para extirpar el tumor. Sólo un médico lo había hecho antes. Carles fue operado con éxito el 27 de febrero de 2019 durante 16 horas.

Un mensaje de esperanza de Gabe Grunewald

Fue durante su recuperación cuando recibió un mensaje de Gabe Grunewald. "Había leído su gran artículo en el New York Times en 2017, y lo guardé. En ese momento, no sabía que tenía cáncer de hígado, pero algo subconscientemente me conectó con este artículo y con ella. Lo pegué con cinta adhesiva sobre mi cama", dice Carles. "

Sus amigos le habían contado a Gabe Grunewald su historia, y ella le escribió una bonita carta, que según él significaba más para él que cualquier otra cosa en su batalla contra la enfermedad.

"Su historia era sobre por qué seguía luchando, porque tenía esperanza. Fue realmente inspirador para mí salir de la cama del hospital, dar vueltas en el pasillo. Tratar de subir y bajar escaleras", dice. "Y cuando al final salí, pero aún no podía correr, para ir a caminar por el parque y por mis antiguos caminos."

La inspiración de Grunewald es lo que le mantuvo vivo y le motivó a volver a correr. Trabajó con un fisioterapeuta, que hizo que Carles caminara durante dos minutos y luego corriera de 15 a 30 segundos.

Mirando hacia el futuro

Carles volverá a recibir más quimioterapia a finales de este otoño para tratar de limpiar el cáncer residual en sus pulmones, ganglios linfáticos y pelvis. (Su páncreas por ahora está libre de cáncer.)

Además de correr, se divierte nadando y andando en bicicleta, lo que le proporciona un entrenamiento cruzado de menor impacto. Sus tiempos han ido mejorando, corrió una carrera de 5 kilómetros en julio por debajo de los 31 minutos, y aunque no es oficial, ha bajado a 25 minutos desde entonces.

Mark Carles con su hermano

"Mi objetivo es bajar de los 20 minutos en los 5K de nuevo", dice. "Mi entrenamiento está dando sus frutos. Mi cuerpo es más débil, pero mentalmente más fuerte. Cierro los ojos y pienso en cada grapa que me quitan después de la cirugía. Había más de 150 grapas. Pienso en todo el dolor que pasé en el hospital y sigo adelante".

Carles es considerado un paciente terminal, pero no deja que eso le impida fijarse metas y seguir adelante."Hay días buenos, y luego los llamaremos días medios", dice. "Estoy feliz de estar vivo. Todo el mundo tiene problemas, ya sean emocionales o físicos, pero eso no debe pararte. Eso no detuvo a Gabe. Ella siguió haciendo lo suyo. No hay excusas", dice.

Para Mark Carles correr es una razón para seguir luchando. "Me está ayudando a mantenerme vivo; programarme carreras está alargando mi vida más", dice. "Quiero correr la maratón de Nueva York en 2020 o 2021. Me encargaré de cumplirlo".

ARTÍCULOS RELACIONADOS