Foto: A.S.O. // Charly Lopez
Mark Cavendish gana... ¡hasta con la cadena salida! (literal)

Mark Cavendish gana... ¡hasta con la cadena salida! (literal)

Si hay un nombre que esté destacando por encima del resto en este Tour de Francia es, sin duda, el de Mark Cavendish.

Independientemente de Matthieu van der Poel y su liderato, o el golpe de autoridad de Tadej Pogacar, la autoridad esta edición es el británico, que en las filas del Deceuninq Quick Step amenaza el récord de Eddie Merckx de 34 victorias en la ronda gala.

Tras la de ayer, la segunda de esta edición, está a solo dos. Además hay que considerar que con la ausencia de Caleb Ewan y la pelea por el maillot verde, que ahora porta, el de Mann amenaza con lograr alguna más.

Tres años de camino por el desierto

Ayer jueves twitter era un hervidero de susceptibilidades. Muy pocos se explican el rendimiento de Mark, que este año ya atesora siete triunfos parciales (los dos de ayer, otro en el Tour de Bélgica y cuatro en el Tour de Turquía), teniendo en cuenta que viene de prácticamente tres años sin poder pelear un sprint.

También hay que poner en contexto su rendimiento, lastrado por la mononucleosis infecciosa que se diagnosticó en 2018.

Si a ésta se le añade la depresión que vivió durante la última temporada, en la que se le vió romper a llorar delante de las cámaras, es perfectamente entendible que en un entorno de cariño y sin presión, como el que le ofreció Patrick Lefevere, pueda volver a rendir al máximo nivel.

Primera victoria... Con la cadena suelta!

En la victoria de ayer, con llegada a Châteauroux, una imagen vale más que mil palabras: en pelea con Jasper Philipsen y con Nacer Bouhanni, el británico imprimió tanta fuerza a los pedales que entró en meta con la cadena fuera, lo que le hubiera impedido continuar dando pedales.

Lo más curioso: es la segunda vez que le ocurre este año. ¿Buen síntoma, no?

ARTÍCULOS RELACIONADOS