Entrenamientos / Natación / Cómo mejorar la técnica de agarre y tirón en natación a crol

Cómo mejorar la técnica de agarre y tirón en natación a crol

Mejorar la técnica de agarre es, posiblemente, una de las partes más complicadas de la natación. La importancia de la calidad de esta parte de la brazada es enorme ya que mejorará la velocidad, la comodidad y la fluidez. Sin esto las manos y los brazos pueden atajar el agua sin demasiado efecto.

Mejorar esta parte de la natación se basa sobre todo en sentir la resistencia del agua contra los antebrazos y las manos, el acoplamiento con el agua para llevarla en el tirón más allá de nuestro cuerpo y conseguir que este acelere. Si se consigue hacer esto de forma correcta las manos empujarán más rápido hacia atrás y se va ir más rápido sin necesidad de precipitar la brazada.

El agarre es la primera parte de la brazada bajo el agua y determina la forma y la elegancia del resto de la trazada. Cuando se piensa en la primera cosa que la mano hace al entrar en el agua, hay que centrarse en empujar el codo hacia el lado ligeramente. A continuación se trata de empujar con la mano y el antebrazo hacia abajo para lograr el famoso codo alto. Desde aquí es desde donde ahora debes presionar el agua hacia atrás por debajo de tu cuerpo con la esperanza de sentir la resistencia de esta contra tu antebrazo.

Foto: Speedo
Foto: Speedo

Una buena forma de entrenar esto es el uso de la palas. Una gran opción sería la hacerlo usando sólo el agarre de los dedos. Esto obligará a estar más atentos a la hora de mantener una buena trazada y un buen agarre durante nuestra natación. Si la mano se tuerce bajo el agua lo más probable que la pala de desprenda, por lo que el uso de estas no sólo mejora la potencia, si no que también la técnica.

Lo ideal es que la pala sea un poco más grande que la mano, pero no mucho más. De lo contrario puede causar lesiones si no se es capaz de controlarlas. Debemos de tener en cuenta que con la pala el volumen de agua que se arrastra es mayor, por lo tanto el esfuerzo será mayor. Al principio nuestra cadencia disminuirá también, pero poco a poco irá subiendo.

Otra buena opción pasa por nadar algo de mariposa y braza ya que este tipo de brazadas son menos constantes y llevan a controlar mejor el agua con el antebrazo.

Por aquí dejamos unos breves consejos para tener en cuenta a la hora de trabajar con el agarre:

-Ejerce la presión justa. Ya lo dijo Jon Urbanchek en su día: “Los que pretenden ser más fuertes que el agua se hunden”. Se trata de "aguantarle el pulso al agua".

-Agarra todo lo que puedas. Utiliza correctamente el antebrazo, podrás coger mucha más agua.

-Tu mano no va hacia atrás, tú vas hacia delante. El objetivo no es mover agua a nuestro alrededor sino conseguir que nuestro cuerpo avance.

-No hagas trayectorias en "s". Si queremos avanzar en línea recta nuestra tracción deberá ser en línea recta.

Fuentes: enatacion.com, 220triathlon.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS