Actualidad / Natación / Continúa la búsqueda de un nadador desaparecido en una travesía en Argentina

Continúa la búsqueda de un nadador desaparecido en una travesía en Argentina

El pasado 11 de enero se disputaba la 37 edición de la prueba de natación Río Mar 2020 en Necochea, una ciudad ubicada al sur de la Provincia de Buenos Aires, sobre la costa del atlántico, en Argentina. Una prueba de 10 kilómetros que recorre 7 kilómetros sobre el Río Quequén y 3 sobre mar abierto. La Río Mar dice ser la única carrera de aguas abiertas en la que se atraviesa dos tipos de agua, dulce y salada.

Más de 550 nadadores y nadadoras se dieron cita ese día para afrontar esta prueba donde el desgaste es extremo y, en particular, con una condiciones especialmente duras que hicieron que muchos nadadores tuvieran que abandonar con síntomas de hipotermia.

Un nadador desaparecido

El dato triste de la jornada fue la desaparición de un nadador en mar abierto, al que todavía no se ha podido localizar. Se trata de Ezequiel Bermejo, de 43 años, intensamente buscado desde el pasado sábado y a quien todavía no se ha podido localizar.

En la Río Mar 2020, además de los nadadores siempre hay kayaks que les acompañan durante todo el recorrido por cuestiones de seguridad, siguiendo en ocasiones a algunos de los participantes que pudieran necesitar asistencia en un momento dado.

Ezequiel Bermejo, casado y padre de dos hijas de 4 y 9 años, había viajado junto a otras 10 personas este año para participar en la Río Mar 2020. Formaba parte del equipo máster de nadadores del Club Atlético Brown de Adrogué. También fue acompañado por un compañero kayakista, Gastón, que fue siguiéndole durante la mayor parte de la travesía.

Ezequiel estuvo a punto de no competir. Un retraso en hacer la inscripción le había dejado fuera de la prueba, pero la baja a última hora de una nadadora que le cedió su lugar, le colocó entre los 550 que compitieron.

Era la primera vez que Ezequiel se inscribía en una carrera de diez kilómetros. Venía de terminar una de tres kilómetros y estaba entusiasmado con este nuevo reto. Su estado físico era muy bueno y su nivel de entrenamiento también. Fue nadando en todo momento en mitad del pelotón.

Cuando quedaban unos mil metros para llegar a la meta, pasadas las 11 de la mañana del sábado, y dadas las malas condiciones del mar, a Gastón se le rompió el remo, por lo que tuvo que ser rescatado de su kayak por personal auxiliar de la prueba. Gastón avisó a Ezequiel de lo ocurrido y éste le dijo a su amigo: "Tranquilo, estoy bien, sigo". Fue el último que vio con vida al nadador. Después de ese instante, se desconoce su paradero.

"Cuando se rompe el remo del amigo de Ezequiel Bermejo, había tres kayaks delante, tres atrás, y varios nadadores que enfilaban hacia la recta final. No estaba solo, podía pedir auxilio", intenta reconstruir Juan Carlos Cuenca, organizador de la prueba que este año celebraba su 37 edición y ninguna víctima. ¿Un infarto? ¿Agotamiento más hipotermina? ¿Algún golpe con un remo o el kayak? Muchos interrogantes, ninguna respuesta.

El sábado a las 14.30 llegó el último competidor a la playa. A las cuatro horas de empezada la prueba, se auxilia a todos los nadadores que todavía están en el agua. El número 196 permanece desaparecido. La búsqueda comenzó, según la organización, en el mismo instante que advirtieron que no había llegado a la costa, cerca de la una de la tarde del sábado. Y todavía continúa, puesto que no se sabe nada de su paradero.

Ezequiel Bermejo. Foto: Infobae

Testimonios contradictorios

En medio del dolor por la desaparición de Ezequiel Bermejo, sus compañeros y amigos del club de natación apuntan contra los organizadores de la prueba. Según ellos, muchos rescates se hicieron desde servicios particulares. Además, apuntan que "no estaban dadas las condiciones" para el desarrollo de una prueba de aguas abiertas. En los primeros kilómetros las condiciones eran buenas, en el tramo del río, pero se complicó en el tramo del mar.  El agua estaba muy fría, había muchas olas, de hasta tres metros, y un fuerte viento. Aclararon que estaba la posibilidad de que cambiaran el recorrido de la prueba, para hacerla más corta, pero que a pesar de las malas condiciones la organización decidió mantener el recorrido original.

Además, también apuntan que cuando notaron que faltaba Bermejo por salir del agua les reclamaron a los organizadores que lo rescataran, pero que el operativo se activó tarde. "En su momento los organizadores no le dieron la importancia suficiente al rescate", se lamenta una de las compañera del nadador desaparecido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS