Foto: Juan Carlos Tuero // El Comercio
Actualidad / Natación / Un nadador de Gijón acude a su trabajo nadando 2,3Kms diarios

Un nadador de Gijón acude a su trabajo nadando 2,3Kms diarios

Esta nueva modalidad sí que nos ha sorprendido a todos, ir a trabajar nadando. Algo al alcance de muy pocas personas en España. Su nombre es Pablo Pedraz, tiene 46 años y a la vista está que es un buen nadador de aguas abiertas, deporte del que es federado y entrena en el Grupo Covadonga.

Cada día recorre 2,3 kilómetros para llegar hasta su puesto de trabajo y lo hace como más le gusta, nadando. "Mi casa queda cerca de Poniente y mi trabajo al lado de San Lorenzo, ¿por qué no venir nadando? Estoy en horario de deporte y vengo con boya, neopreno y hasta con la mascarilla para ponerla al salir del agua", dice este gijonés nacido en Salamanca, pero criado en Asturias.

Distancia de seguridad y entreno

De esta forma, Pablo consigue cumplir dos objetivos: el primero, el de respetar la distancia de seguridad necesaria de los 2 metros, algo garantizado 100% en el agua. Y segundo, como ya os imagináis, la de aprovechar el transporte al trabajo y entrenamiento a la vez. ¿Cuántos de nosotros hemos cambiado ya bici por coche durante estos primeros días de trabajo en oficina? Pues esto sería ir un paso más allá, poder ir nadando.

Salvo los días en los que el mar está más embravecido, Pablo cumple con entrenamiento diario y llega a su puesto de trabajo sin problema alguno. Eso sí, con neopreno, una boya y un gorro de color llamativo para ser fácilmente localizado en el agua por si su padre nervioso con el estado del mar.

Su padre le espera cada día para abrir la tienda de electrodomésticos en la calle Torcuato Fernández-Miranda de la ciudad asturiana que ambos atienden, donde Pablo se cambia y se quita el neopreno para vestirse de persona. Recorrer la distancia desde su casa hasta la orilla de la playa de San Lorenzo a la altura de la escalera 15 le lleva poco más de una hora.

Si el tiempo y las condiciones del mar lo permiten, Pablo seguirá yendo a trabajar a nado para así, mantener la distancia de seguridad, entrenar y demostrar a la gente que hay más formas de moverse. "La natación le hace sentir libre y en contacto con la naturaleza, me hace feliz", ha declarado al diario El Comercio.

ARTÍCULOS RELACIONADOS