Foto: Instagram // Escape from Alcatraz
Trucos y curiosidades / Running / Nervios precompetición: ¿se pueden eliminar?

Nervios precompetición: ¿se pueden eliminar?

Por muy bien que estemos preparados para una carrera, siempre que llega el gran día, parece inevitable que aparezcan los nervios precompetición y estemos inseguros.

Nos levantamos temprano, a veces demasiado, seguramente porque el día antes ya hayamos comenzado a estar nerviosos.

Una vez llegamos a la carrera, vemos al resto de participantes y a todo el público que va a estar observándonos y empiezan a surgir los nervios y ese cosquilleo por el estómago.

Lo que debes de tener claro es que no puedes evitar no ponerte nervioso el día de una competición. Recuerda que los nervios son inevitables. Sin embargo, existen ciertos consejos y trucos que te ayudarán a lidiar con ellos y ser capaz de sobrellevarlos.

¿Cómo controlar los nervios?

Como hemos dicho, no vas a aprender a no tener nervios nunca más, entre otras cosas porque es inevitable no tenerlos en ciertos momentos de nuestras vidas. Una competición que ha exigido previamente un duro entrenamiento es motivo para estar nervioso.

La experiencia, puede ser un factor que ayude mucho a controlar los nervios, pero recuerda que es inevitable que desaparezcan al 100%. Lo mejor que puedes hacer es aprender a controlarlos y saber competir con ellos:

Busca una rutina de competición

Ten en tu cabeza un juego mental, que haga que estés concentrado y preparado en la competición que vas a realizar.

Existen muchas rutinas que puedes aplicar. Elige la que veas que más te ayuda y con la que más tranquilo te encuentres.

Prepara tu material de una determinada forma, escucha siempre un estilo de música que te ayude a meterte de lleno en la carrera, elige y prepárate un desayuno concreto para ese día, aunque sin salirse de tu dieta habitual…

El objetivo es que esta rutina sea constante ya que al realizar siempre estos hábitos el día de una competición, tu mente sabrá que es el momento de concentrarse y de estar preparado para la carrera.

Foto: Pixabay

No tener contacto con otros corredores

Existen artículos que recomiendan charlar y bromear con otros corredores y compañeros que participarán en la carrera para intentar matar un poco esa tensión previa a la carrera.

Sin embargo, a veces se da el caso de que en esas conversaciones, solo se habla de la carrera o de cómo se ha preparado cada uno y esto puede hacer que aún nos pongamos más nerviosos.

Lo mejor, es que busques unos minutos a solas, donde nadie te moleste y puedas respirar profundamente y concentrarte a tu manera.

Es momento para pensar en uno mismo y en nuestra carrera y una vez finalizada, ya tendrás tiempo de conversar con tus compañeros.

Calentar previamente

El calentamiento y la realización de ejercicios simples los minutos antes de una competición, mantienen tu mente ocupada y hacen que estés concentrado en esos ejercicios y no estés tan obsesionado con la carrera. Este apartado puede entrar dentro de tu rutina.

Recuerda que calentar aunque sea con ejercicios muy sencillos, hará que el cuerpo entre en calor y tu mente no estará tan centrada en la carrera lo que puede suponer, que te quites cierta presión de encima.

Recuerda todo lo que has entrenado

Revisa mentalmente como ha sido tu entrenamiento antes de una competición.

Repasa por tu cabeza todos los progresos que has logrado, todo el esfuerzo que has hecho para llegar a la carrera y comprenderás que estás listo para la competición.

De esta forma, no te quitarás de golpe todos tus nervios, pero en tu cabeza sabrás que estás preparado para correr y competir.

Acepta los nervios

Centrarse constantemente en que no deberíamos de estar nerviosos y no asumir que estamos presionados es perder el tiempo. Acepta que los nervios están y van a quedarse.

Recuerda que una vez suene el escopetazo de salida, tus nervios van a irse de golpe y vas a estar tan concentrado en la carrera que te olvidarás de que estabas nervioso.

Así que, no te presiones pensando que no deberías de estar nervioso. Asúmelo e intenta mentalizarte de que hay que convivir con ello.

Conclusiones

Como puedes ver, no existe una receta mágica que haga que no vuelvas a tener nervios nunca más.

Los nervios son una reacción del cuerpo la cual es inevitable. Sin embargo, que sea inevitable no significa que no puedas controlarlo.

Recuerda que esta reacción puedes manejarla de manera exitosa sea la competición que sea.

Siguiendo estos consejos los cuales debes hacer de manera constante en cada carrera, aprenderás a enfrentarte a cualquier reto controlando sin ningún tipo de problema esos nervios que en ocasiones, pueden irse de las manos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS