Foto: Jorge Larregina
Trucos y curiosidades / Ser o no ser… Ironman. Esa es la cuestión

Ser o no ser… Ironman. Esa es la cuestión

¿Cuántas cosas se pasan por nuestra cabeza a la hora de inscribirnos a un Ironman, pero la primera que viene es un impulso… vemos la cuenta corriente primero… y después nos metemos en ese maravilloso mundo del active…. Una vez hecho esto, empezamos a pensar en “¿Qué hice???, ¿cómo voy a entrenar con la cantidad de trabajo que tengo!! Viajes!!! Responsabilidades, familia!!! Voy a poder?"

Respuesta: ¡¡sí!!! Podemos, pareceremos caracoles con su casa a cuesta, donde vayamos llevaremos nuestra mochila de triatlón, con nuestras zapatillas de correr, las de bici, el casco, un bañador, googles y un sin fin de etc. Solo nosotros sabemos la cantidad de cosas que coleccionamos en nuestra vida como triatleta y lo peor… ¡¡lo usamos todo!!!

Aquí algunos consejos: Contagiemos nuestro espíritu deportivo a todos nuestro entorno del trabajo. Eso no significa que todos se apunten al Ironman, sino que todos están pendientes de nuestros entrenamientos, la gente empieza a caminar, algunos a correr, otros cogen una bici por primera vez, otros se apuntan en un 5 kilometros. Estamos empezando a ilusionar a nuestro entorno. Como un día digas que no has entrenado, te dirán.. ¿¿qué paso??? Hasta tu jefe empezará a presumir de ti!! ¡¡Vamos a por ello!!! ¿Quién no quiere un Ironman en su empresa? Nunca nos damos por vencidos en nada, ni en el deporte ni en la vida.

Jorge Larregina

La familia debe ser un apoyo más, no un bastón. Salimos a entrenar tempranito, 5am nos levantamos en la semana, a las 7 – 7:15 has acabado… alguna vez por la tarde completaras algún entreno más largo. Los fines de semana te levantas a la misma hora y cuando vuelves la familia esta empezando el día y tú has acabado tu entreno y estás feliz.

No nos digamos nunca "no puedo". Si quiero, puedo. Búscate los hoteles cuando viajes con un gym, hoy todos lo tienen. Planea la cena para que te quede tiempo para entrenar en caso que no lo hayas hecho por viajar temprano. Siempre hay una calle esperándote para que la recorras corriendo. Siempre hay un banco de plaza pendiente de que lo uses para hacer pesas con el peso de tu propio cuerpo, siempre hay una forma de entrenar. No te engañes. Viaja en cuanto puedas con tu bici (si van a ser viajes de mas de 3 dias). Hoy una caja de bici la transporta cualquier Uber.  ¡¡Transmítete ilusión y date un kudo tu mismo!!!

Ahora solo queda ir a recoger la medalla el día de la prueba. Todo lo anterior te ha hecho un Ironman. Cuando estés compitiendo, acuérdate que todo ese esfuerzo esta allí ahora.

Jorge Larregina

ARTÍCULOS RELACIONADOS