Amelia Boone
Actualidad / Running / Nueve mujeres en el Barkley Marathon, el ultra más duro del mundo

Nueve mujeres en el Barkley Marathon, el ultra más duro del mundo

El Barkley Marathon es conocido mundialmente como la prueba de resistencia más dura del mundo: 160 kilómetros de carrera con 20.000 metros de desnivel acumulados con un límite de sesenta horas. El recorrido consta de cinco vueltas, sin marcar, de navegación libre por parte de los corredores, en el que deben encontrar libros escondidos y arrancar páginas que entregarán como prueba al organizador de la carrera tras completar cada vuelta.

Sólo 18 corredores a lo largo de toda su historia han terminado la famosa maratón de Barkley, precisamente el año pasado fue un triatleta el único capaz de hacerlo. Ninguno de esos 18 supervivientes  ha sido nunca una mujer.

barkley marathon
Foto: Canadian Running Magazine

La historia del Barkley Marathon

Todo se remonta a un hecho histórico: El asesinato de Martin Luther King en 1.968 a manos de James Earl Ray. Ray, tras ser condenado, fue enviado a una prisión en Tennessee, en medio de la nada y en medio de montañas, Brushy Mountain, donde estaban recluidos los peores criminales del país.

Ray logró escaparse. Durante sesenta horas, se le estuvo buscando por la zona, logrando encontrarle a apenas ocho millas de prisión. Imaginaos cómo debe ser el terreno: dos días y medio fugado y apenas pudo recorrer doce kilómetros de distancia.

Esta historia inspiró a los fundadores del Barkley Marathon,  Gary “Laz” Cantrell y Karl Henn, que decidieron explorar la zona con sus propios ojos. Era 1.985. Un año después, fundaron la carrera. Para participar has de mandar currículum con todas las pruebas de larga distancia que has acabado y un ensayo explicando por qué quieres correrla.

Cada año el proceso de admisión se lleva a cabo a través de un proceso altamente reservado y selectivo. Por lo general, sólo unas pocas mujeres consiguen ser admitidas. Este año ha sido el "año de la mujer" de Barkley y un total de nueve mujeres han participado en la mítica carrera. El cartel femenino de salida incluía una serie de corredoras novatas en la prueba, pero muy conocidas en el mundo del ultra, entre ellas Amelia Boone, Liz Canty, Stephanie Case y Maggie Guterl. Solo una veterana, Nicki Rehn. Kaz Williams, que también se estrenaba en Barkley, recibió el dorsal número uno, la distinción anual que Laz otorga a uno de los participantes, concretamente al que se piensa que no tiene ninguna posibilidad de terminar.

"Fue emocionante ver que Laz dejaba participar este año a más mujeres de lo normal, y además mujeres competitivas", dice Canty. "En general, como la prueba y el proceso de admisión son tan secretos, y el ultrarrunning históricamente se ha centrado en los hombres, era de lógica que no muchas mujeres jóvenes y preparadas tuvieran la oportunidad de participar".

Nicki Rehn
Nicki Rehn. Foto: Howie Stern

La distancia, el menor de los problemas

Para la mayoría de los participantes de la Barkley Marathon, la distancia es la menor de sus preocupaciones principales. El aumento del desnivel extremo, la importancia de la navegación y las condiciones impredecibles hacen de esta prueba, un verdadero infierno. Este año, el clima ha tenido un protagonismo mayor de lo que muchas de las mujeres esperaban. "Había 30 centímetros de nieve dos días antes, y luego se derritió", dice Boone. "Nunca había visto lodo como este". Rehn dice que ella también había corrido con condiciones extremas otros años, pero la lluvia y la niebla fueron determinantes esta vez.

I was fortunate enough to have a chance to run The Barkley Marathons this weekend. It was, hands down, the hardest and most humbling, yet the most beautifully amazing event I’ve ever attempted. And I absolutely adored every second. . More to come, but I doubt words can ever adequately express the magic “out there.” To all past finishers, veterans, and my fellow 2018 virgins - my hat is tipped to you. The Barkley is unlike anything else, in the best kind of way. On paper, the course may have beat us all this year, but it sure doesn’t feel that way. I’m incredibly proud. . A special thanks to Laz, my crew @hanlonrocks, and my Loop 2 gang @maggatronruns, @jamilcoury, @bigjohnnyburton and Eoin Keith. Hope to see you again - “out there.” #BM100 #theyellowgate 📸: @hanlonrocks

Una publicación compartida de Amelia Boone (@arboone11) el

Ningún corredor terminó más de 3 vueltas este año

Muchas corredores sintieron una especial presión este año por ser más numerosa su participación, pero las condiciones climáticas hicieron imposible que ningún corredor (masculino ni femenino) terminaran más de tres vueltas de las cinco que forman la prueba. "Sabía que mucha gente, especialmente otras mujeres, nos apoyaban", dice Guterl. "Pero estábamos de todas formas observadas con lupa". Para Case, "Laz hizo público que el honor del género femenino estaba en juego e insinuó que estaba dando preferencia a las mujeres".

Seis mujeres lograron terminar una vuelta completa al circuito, incluyendo el dorsal número uno de Williams, que demostró que estaba preparada para la prueba. Boone, Case y Guterl terminaron una segunda vuelta, pero se pasaron del límite de tiempo establecido y no pudieron salir a por la tercera.

A pesar de los resultados, la mayoría de las mujeres se mostraron contentas con su actuación. "Muy pocos hombres o mujeres terminaron dos vueltas, dentro o fuera del límite de tiempo, así que el hecho de que tres mujeres fueran capaces de hacerlo es para estar orgullosas", dijo Case. "En términos absolutos, las mujeres lo hicimos muy bien. Hubo más mujeres que hombres en porcentaje que terminaron la primera vuelta". Veinte hombres terminaron una primera vuelta y nueve terminaron una segunda, incluyendo a los que sobrepasaron el tiempo máximo.

Las nueve participantes femeninas de este año ya están pensando en volver al año que viene, si la organización se lo permite. Así es la personalidad y la fuerza de los participantes de la ultramaratón más dura del mundo. "Vendería un riñón para volver e intentarlo otra vez", dice Canty. Guterl añade: "He trabajado demasiado y he aprendido mucho para dejar que todo se pierda. Fue una verdadera lección de humildad. Estoy enganchada". Después de leer esto, estoy segura que no pasará mucho tiempo en que veamos a una mujer terminar la Barkley Marathon.

Fuente: outsideonline

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS