Foto: Graeme Murray // Red Bull Content Pool
Materiales / Natación / Palas en natación: por qué no son tan beneficiosas como parece

Palas en natación: por qué no son tan beneficiosas como parece

Es habitual que nos quejemos de que el triatlón es un deporte caro, pero también hay que reconocer que a todos nos gusta llevar el último modelo de cada dispositivo que usamos o lucimos: desde el GPS hasta el cuadro de la bicicleta pasando por algo tan pequeño -y afortunadamente barato- como las palas de natación.

Si nos centramos en la piscina, podemos ver que hay gente que cada día llega con varios gadgets, a cada cual más llamativo. Pero por desgracia una cosa os tenemos que contar: quizás no es necesario -ni beneficioso- que los uséis a diario.

En este sentido, vamos a centrarnos en las palas. Es indudable su aporte a la hora de mejorar la calidad de nuestro agarre, pero hay que saber utilizarlas, y sobre todo en qué momentos.

¿Qué tipos de palas hay en el mercado?

Hay hasta cuatro tipos distintos de palas, siempre referenciadas por su tamaño. Cada una de ellas tiene un objetivo.

Las palas pequeñas:

Speedo Biofuse Finger Paddle Asistencias para el Entrenamiento, Unisex Adulto, Rosa/Azul, One Size
  • Diseñadas para trabajar en armonía con el cuerpo utilizando la...
  • Mejoran la puesta en la forma del tren inferior, la fuerza de la...
  • Aumentan la velocidad del ejercicio

Son las que, a priori, solo deberían utilizar los nadadores experimentados. Son muy pequeñas -apenas más anchas que la palma de nuestra mano- y muy cortas.

Su labor fundamental, más que el ejercicido de fuerza, es el de ayudar a mejorar la técnica de natación.

Las palas medianas:

Michael Phelps - Neon, Color 0, Talla M
  • Disponible en 3 tallas
  • ventilación y Palmera Bandas Mejora TACTO para water
  • Lazo correa y dedo muñeca ergonómico son totalmente ajustable,...

Posiblemente son las más adecuadas para los más neófitos. Son del tamaño de nuestra mano y nos ayudan a acostumbrarnos al uso de material accesorio, con la gran ventaja de que tienen un menor riesgo de lesión por malos gestos.

Las palas grandes:

TAGVO Strength Hand Paddles Palas de Mano para natación Swimming Paddles for Training Unisex
  • Diseñado para mejorar las técnicas de apoplejía, mejora la...
  • Los orificios de flujo mejoran la sensibilidad de las manos en el...
  • Correa de muñeca ajustable en forma de tubo y correa de dedos...

Las más habituales entre el gran público. Su labor se centra en las series de velocidad, largas en AEL, medias en UAN y cortas en VO2Max.

Las palas gigantes:

Sirven sobre todo para el trabajo de musculación, y buscan una hipertrofia muy concreta en las zonas que intervienen en la fase de agarre.

Son las palas de natación menos habituales y posiblemente no las hayáis visto en muchas ocasiones.

Foto: natacionoutlet.com

La gran pregunta: ¿es bueno entrenar con palas?

La respuesta es positiva: trabajar con palas es beneficioso para nosotros, ya que nos ayudan tanto con la técnica como con la fuerza, pero conllevan unos riesgos por mal uso que consideramos importantes.

A nivel de fuerza:

Si debido a la mala posición de la pala en su recorrido dentro del agua no estamos haciendo la propulsión con los músculos grandes encargados de eso, lo que estamos haciendo es un sobreesfuerzo de la musculatura más pequeña. La cintura escapular debe quedar fijada y sin la fuerza suficiente en esos estabilizadores, estaremos haciendo un mal trabajo a nivel muscular.

Entrada de la mano:

Si no tienes bien depurada la técnica y eres de los que cruza el brazo dentro del agua, lo metes cruzado, no eres capaz de mantener el codo alto y demás factores a tener en cuenta, debes saber que con el uso de las palas puede que esos fallos los estés haciendo aún peor.

Velocidad en fase subacuática:

Al tener más resistencia debido a la cantidad de agua que tendrás que desplazar en tu brazada subacuática usando las palas, probablemente hagas esa fase más lenta. En la realidad no debe ser más lenta, sino todo lo contrario, debe ser cada vez más rápida, de manera progresiva. Solo piensa una cosa, ¿hay realmente transferencia al gesto real del nado? 

Agotamiento:

Poco a poco conforme vayas haciendo más y más metros en el entrenamiento, tu cuerpo, debido al esfuerzo que supone nadar con palas, no podrá seguir manteniendo el gesto técnico y empezarás a cometer errores. Se te bajará el codo, por ejemplo, y con eso perderás eficiencia.

Conclusión

Estas reflexiones se las leí a Jorge Ortega, entrenador de natación, y no son para decirte que no debes usar las palas. Nosotros las usamos, y se las recomendamos a aquellos deportistas con los que tenemos relación.

Pero siempre cumpliendo la máxima de que la técnica es lo más importante, y en caso de tener sensación de estar haciendo un mal gesto con ellas, lo mejor es prescindir de su uso.

Estas reflexiones son simplemente para hacerte pensar en cómo lo estás haciendo y en como deberías hacerlo. 

Artículos relacionados:

ARTÍCULOS RELACIONADOS