Foto: Review Journal
Trucos y curiosidades / Triatlón / Cómo sobrevivir a las navidades (y a la vuelta no entrenar con la barriga de Papá Noel)

Cómo sobrevivir a las navidades (y a la vuelta no entrenar con la barriga de Papá Noel)

Partamos de una premisa: El año tiene cincuenta y dos semanas. Las navidades, apenas dos, si contamos desde Nochebuena hasta Reyes. ¿Qué queremos decir con esto? Pues simple y llanamiente que a lo largo del resto de la temporada, o del año, tenemos tiempo más que suficiente para ponernos finos y preocuparnos al milímetro de la nutrición.

Así que estas fechas, en las que no hay más competición que la San Silvestre, son para disfrutarlas con familias, con amigos y con la grupeta. Son para permitirnos vicios y alegrías.

Ahí van una serie de consejos para, sabiendo que tenemos que disfrutar, hacerlo de tal manera que a la vuelta, cuando volvamos a ponernos a entrenar, no nos calcemos la barriga de Papá Noel.

No te estreses

Si te paras a pensar, comidas contundentes hay cinco en este tiempo. Permítete disfrutar de ellas sin agobios ni sentimiento de culpa.

Más que entrenar, diviértete

Busca espacio para hacer ejercicio de la manera más lúdica posible. Como decíamos al principio, busca una San Silvestre, o un Cross de Navidad. O incluso, instaura un entrenamiento el día de año nuevo y hazlo tradición. Yo, por ejemplo, corro cada uno de enero una media maratón con unos cuantos amigos. Pero también puede ser una salida de cien kilómetros con parada a tomar un buen desayuno con los amigos.

Sin presiones de ningún tipo, sin apenas mirar el reloj: solo por el gusto de empezar el año quemando calorías.

También puedes decir 'no, gracias'

Puedes decir que no a platos, eventos y quedadas. No es pecado. ¿Podemos darnos empachos? Por supuesto, pero también podemos actuar con la lógica de qué es bueno y qué es malo para nuestro cuerpo. Y los excesos nunca conviene, seamos triatletas, runners o registradores de la propiedad.

Busca momentos tontos para quemar calorías

¿Ir a casa de tus suegros dando un paseo? ¿Ir en bici a trabajar, si no tienes vacaciones? ¿Subir los seis pisos hasta casa por las escaleras? Hay maneras de quemar calorías que durante el resto del año no nos plantearíamos. Piensa que todo eso que te lleves de más, es de agradecer. Y siempre con una idea subyaciendo en la cabeza: 'ah, pues mira, no lo había pensado, pero me apetece'.

Recuerda que hay que descansar

No seas el último en irte de las fiestas. Estos días no solo van de comida, van de horas de sueño y de recuperación. No pierdas la rutina de tener tu tiempo de descanso, sino, la vuelta será más dura que con simplemente algún kilo de más.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS