Foto: pedalmash.co.uk
Entrenamientos / Ciclismo / Pedalear en plano vs montaña: ¿dónde sacar más diferencia?

Pedalear en plano vs montaña: ¿dónde sacar más diferencia?

Todos los años, cuando se presentan las grandes vueltas por etapas, surge la misma pregunta sobre si el trazado es más favorable para los puros escaladores o para los rodadores-escaladores. Pues bien, vamos a valorar esta pregunta con datos empíricos y no solo basándonos en las opiniones y estereotipos de siempre. Antes de nada, vamos a hacer unas consideraciones previas.

La mayor parte del recorrido de cada etapa de las grandes vueltas se desarrolla en llano y zonas relativamente "fáciles" (con un desnivel inferior al 7%). El drafting aporta numerosas ventajas en ambos casos, ventajas que en cualquier caso son difíciles de cuantificar y que varían de un ciclista a otro (los corredores de menor corpulencia, en cualquier caso, se benefician más que los más grandes). Hace unos meses nos hacíamos eco que estimaba que rodar dentro del pelotón podía suponer un ahorro de hasta el 54% de esfuerzo.

Etapas en plano vs Etapas de montaña

Vamos a comparar las etapas de plano con las etapas de desnivel medio superior al 8%, donde la velocidad no suele ser muy alta, y donde el drafting no es decisivo en el resultado final para todos los ciclistas.

Hemos calculado la diferencia de velocidad, en llano y en cuesta, que corresponde a una diferencia de potencia equivalente al 5%:

Llano

Pedalear a 51,2 km/h en llano exige un 5% más de energía que pedalear a 50 km/h (2625 vs 2500, las respectivas velocidades al cuadrado): la diferencia entre ambas velocidades corresponde a 1,7"/km, equivalente a 1,4"/min de esfuerzo.

Lo mismo ocurre con velocidades inferiores: pedalear a 41 km/h exige el 5% de potencia más respecto a hacerlo a 40 km/h (1681 vs 1600, las velocidades al cuadrado): la diferencia entre estas dos velocidades corresponde a 2,2"km, equivalente a 1,5"/min de esfuerzo.

Subida

Pedalear a 20 km/h cuesta arriba exige un 5% más de energía que hacerlo a 19 km/h: la diferencia entre estas dos velocidades corresponde a 9,5"/km, lo que equivale a 3"/min de esfuerzo.

Lo mismo sucede a velocidades más bajas: 15,8 km/h y 15,0 km/h presenta una diferencia del 5% de esfuerzo requerido, correspondiente a 12"/km y 3" min de esfuerzo.

Conclusión

Por tanto, es más difícil sacar diferencias en una etapa de contrarreloj que en una etapa de montaña: una diferencia del 5% entre dos corredores equivale exactamente a la mitad en llano que respecto a una etapa de montaña.

Dicho de otra forma, una llegada en alto (con una pendiente media superior al 8%) superior a 30 minutos de duración equivale a una crono de 60 minutos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS