Foto: Flickr // hendrikaufmkolk
Salud y Nutrición / Si puedes reducir peso durante un año, mantenerlo después será más sencillo

Si puedes reducir peso durante un año, mantenerlo después será más sencillo

Por naturaleza los triatletas tenemos tendencia a estar delgados: quemamos más calorías de las que ingerimos, y terminamos siendo unos saquitos de huesos. Pero hay veces en que no. Hay veces en que nos toca seguir unas estrictas rutinas alimenticias para tratar de bajar peso. Y una de las cosas que peor se puede llevar de tener que seguir unos patrones alimenticios es la sensación de hambre. Pero estamos de enhorabuena: un nuevo estudio danés sugiere que si puedes tener a raya el peso durante un año, la sensación de hambre desaparece.

¿En qué se basa el estudio? Los investigadores, que han publicado sus resultados en el European Journal of Endocrinology, controlaron a lo largo de dos meses los niveles hormonales de veinte personas con sobrepeso con una dieta con muy poco contenido caloríco. A lo largo de estos dos meses perdieron de promedio un trece por ciento de su peso corporal. A partir de ahí, la dieta extrema se migró a una de mantenimiento durante un año y su peso se mantuvo estable.

Los investigadores, a lo largo de todo este estudio, descubrieron que la hormona ghrelina, responsable de hacernos sentir hambre, se disparó un 23% tras la pérdida de peso inicial. A efectos prácticos, no deja de ser una especie de instinto de supervivencia: si no tuviésemos suficiente con la pérdida de peso, el propio cuerpo combate los esfuerzo mediante el incremento de la sensación de apetito. Sin embargo, en el año posterior, los niveles de ghrelina se redujeron un siete por ciento.

El cuerpo, con el paso del tiempo, parece adaptarse a su nuevo peso, según uno de los coautores, Signe Sørensen Torekov: a medida que el cuerpo se acostumbra, se reduce la pducción de la hormona del hambre. También se ha descubierto que dos hormonas que ayudan a sentirse saciado, la GLP-1 y la PYY3-36, se incrementan a medida que pasa el tiempo.

Por tanto, y como decíamos al principio: si eres capaz de mantener tu peso a lo largo de un año, empezarás progresivamente a sentirte menos hambiento, con lo que mantener las rutinas será más sencillo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS