Actualidad / Triatlón / Reflexión: No, el triatlón no tiene que ser más sencillo

Reflexión: No, el triatlón no tiene que ser más sencillo

Recuerdo cuando descubrí el triatlón hace unos años. Me parecía un completo disparate. Era casi impensable que alguien como yo, que sólo llevabas unos meses corriendo y que no montaba en bici ni nadaba, pudiera pensar en estar en la línea de salida de una de esas pruebas.

Pero este deporte tenía algo que me obligaba a querer formar de él: era difícil. Y el ser humano necesita hacer cosas difíciles.

Las dificultades nos hacen más fuertes, más valientes, destruyen nuestras debilidades y nos hacen conocernos mejor a nosotros mismos. Superarlas nos lleva a alcanzar nuestros sueños, a cruzar nuestras metas. Es ley de vida.

Ocurre en nuestro día a día, en nuestra vida académica, en el ámbito laboral o en las relaciones familiares. Con el deporte no iba a ser menos.

Las dificultades son un combustible para el motor de la vida

¿Por qué decidimos enfrentarnos por primera vez a una prueba? Porque las dificultades son combustible para el motor de la vida. Necesitamos de esos momento duros, donde ponemos a prueba nuestras capacidades y energía, para convencernos de que podemos con mucho más de lo que imaginábamos.

Pero entonces, ¿por qué tratamos de vender nuestro deporte como si fuera algo mucho más fácil? ¿Por qué jugamos a encontrar recetas mágicas que hagan de este desafío algo mucho más llevadero? ¿No es precisamente su exigencia la que nos trajo hasta aquí?

Se le ha perdido el respeto a nuestro deporte. Hace unos años para mí era un autentico reto enfrentarme por primera vez a un triatlón sprint. Ahora tengo amigos que no han hecho 90 kilómetros en bici alguna vez en su vida, pero el año que viene quieren hacer un triatlón de media distancia. Y un maratón. Y un ultra. Nos estamos equivocando.

El triatlón necesita preservar su esencia

¿Alguna vez le habéis contado a alguien que hacéis triatlón y ha flipado? Seguro que sí. Mucha gente alucina cuando le contamos que, no uno, sino tres deportes y, encima, del tirón. "¿Pero eso es durísimo, no?". ¡Claro, por eso lo hacemos!

Queremos llevar la batuta en esas situaciones complicadas, porque, cuando la vida nos lo ponga difícil, miraremos atrás y diremos: "Si pude con aquello, podré con esto". El triatlón nos enseña a luchar, a sacrificarnos, a esforzarnos, a dar un 110% de nosotros. Nos enseña a pelear con la vida.

Necesitamos eliminar todas las barreras posibles para que cada día llegue más gente a nuestro deporte y pueda aprender tanto como nosotros hemos aprendido aquí. Pero eso no significa hacerlo más fácil.

natacion ironman brazada patada mejorar la patada en natación
Foto: Jamie Squire // Getty Images

No debemos encontrar el modo de hacer un IRONMAN entrenando sólo 10 horas o de reducir el volumen de natación porque es la disciplina más dura para algunos. Tampoco podemos caer en la idea de que necesitamos una bici de 6.000 euros porque así todo será más fácil. No, no estamos aquí para eso.

El domingo pasado crucé la línea de meta del Medio Maratón de Valencia llorando como un crío chico. Había conseguido rebajar mi mejor marca personal en la distancia y no lloraba precisamente porque hubiera sido algo fácil.

Necesitamos emociones para alimentar el alma y estas llegan de la mano de los grandes desafíos.

Un problema de percepción

Hemos trivializado nuestro deporte. En un mundo donde pesa mucho la filosofía del "si quieres, puedes", hemos puesto un reto tan exigente como un IRONMAN al alcance de cualquiera.

Y así debería ser. Pero no se trata de poner la palabra FINISHER en nuestra biografía a cualquier precio. Sin embargo, a eso nos está llevando el marketing. A invertir en materiales y en fórmulas mágicas con el único fin de poder mirar por encima del hombro al que está nuestro lado.

No estamos aquí para desafiar a los demás, sino para desafiarnos a nosotros mismos. Deberíamos tener claro que se trata de un duelo a largo plazo, lo bonito de todo esto es disfrutar y sufrir el proceso a partes iguales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS