Materiales / Triatlón / Cómo utilizar el rodillo en verano + Review en español del BKool Smart Air

Cómo utilizar el rodillo en verano + Review en español del BKool Smart Air

Hoy venimos por partida doble: en nuestro último vídeo de Youtube tratamos dos temas que, aunque están relacionados, son diferentes.

Por un lado analizamos la última novedad de BKool, el Smart Air, y por otro, tratamos una serie de recomendaciones de cara a utilizar el rodillo en verano, que puede ser muy útil en días de muchísimo calor o en los que andamos justos de tiempo para entrenar.

Cómo entrenar en verano sobre el rodillo

En altas temperaturas lo más sencillo es salir con la bicicleta al exterior, pero en ocasiones puede ser más interesante quedarse en casa. Por ejemplo, en plena ola de calor, la disponibilidad de hidratación constante, es una gran ventaja del ciclismo indoor, evitando tener que andar pendientes de buscar fuentes o gasolineras.

Antes de comenzar a entrenar, hemos de pesarnos. La idea que subyace es gestionar el sudor y la rehidratación, de tal manera que perdamos el menor líquido posible. De esta manera, una vez pesados y completemos el entrenamiento, volveremos a pesarnos de cara a saber qué peso -agua y sales- hemos perdido, para recuperarlos. La recomendación suele ser que hay que recuperar el 150% de lo que perdamos. Como contamos en el vídeo de la cabecera, si perdemos litro y medio, hay que recuperar 2'2 litros a posteriori. Está claro que no hay que hacerlo de golpe, nada más bajarnos de la bicicleta, si no paulatinamente a lo largo de las horas posteriores.

Si tienes hecho un test de sudor, podrás controlar estas pérdidas de líquido de manera mucho más fácil.

Por otro lado, es muy importante saber qué tipología de entrenamiento podemos hacer subidos al rodillo en estas fechas. Dados el calor y la temperatura que va a adquirir nuestro cuerpo, lo más recomendable es olvidarse de las series y los grandes esfuerzos. En estas épocas del año lo mejor es utilizar el rodillo de cara a mantener y en sesiones aeróbicas, en las que acumulemos kilómetros que sirvan para la base de pruebas largas.

Si tienes próximamente un triatlón, o una cicloturista y has de mantener los entrenamientos de calidad, te recomendamos que lo hagas a primera hora del día, o a última.

En último lugar, antes de comenzar a pedalear, acuérdate de acondicionar la habitación para estar lo más cómodo posible: trata de entrenar con poca luz, en penumbra, para que la temperatura sea la más baja posible -dentro de las posibilidades-. Además, utiliza un ventilador que te refrigere, y ten siempre agua a mano. Recuerda tener cerca varias toallas con las que limpiarte el sudor.

BKool Smart Air

En las primera pruebas, a nosotros nos ha encantado. Básicamente por tres aspectos, que también os contamos en el vídeo.

Rebajas
Bkool Rodillo Inteligente Smart Air
  • Incluye 3 meses de Suscripción Premium al Simulador Bkool
  • Siéntete como si estuvieras pedaleando sobre la carretera
  • Puede alcanzar hasta 3.000W. Reproduce pendientes de hasta el 25%
  • Un avanzado sensor de infrarrojos mide la temperatura interna para determinar la potencia
  • Un ligero balanceo de la bicicleta, aportando sensaciones de pedaleo reales.

En primer lugar, por lo silencioso que es. Por norma todos los rodillos de transmisión directa lo son, pero en este caso en especial hablamos de rodar apenas superando los cuarenta decibelios, según hemos podido constatar con la app Sonómetro. Comparado por ejemplo con el Wahoo Kickr Snap, hablamos de una diferencia cercana a los quince decibelios, con el beneficio añadido de que el Smart Air no hace vibrar el suelo, como sí ocurre con los rodillos de fricción.

La segunda gran ventaja del Smart Air son las sensaciones de pedaleo. Cuenta con el sistema rocking -muy pocos modelos la incorporan- que permite balancear la bicicleta hasta un cinco por ciento, emulando las condiciones que se pueden dar en carretera, cuando nos ponemos de pie sobre la bicicleta. De cara a entrenamientos con desnivel, es una sensación muy agradecida. De igual manera, la potencia simulada -de hasta 3.000 vatios- nos permite trabajar en sesiones de intensidad en las que se pueden alcanzar los seiscientos o setecientos watios en esfuerzos máximos. Durante el vídeo hacemos una comprobación, y nos fuimos en una rampa por encima de los quinientos.

En cuanto a la potencia en sí, nos queda pendiente confirmar si los datos ofrecidos por el BKool Smart Air se asemejan a los reales que puede ofrecer un potenciómetro. Tradicionalmente se ha dicho que los datos ofrecidos por un rodillo son estimativos, pero en el caso del Smart Air tiene un sensor que ofrece los datos en función de la temperatura del dispositivo.

En cuanto a desnivel, llega a ofrecer hasta un 25% real, lo que nos permitirá emular etapas de lo más exigentes.

Si nos centramos en las especificaciones técnicas, un dato queremos resaltar, y es el peso del rodillo: veinte kilos. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de calibrar la posibilidad de estar moviéndolo de un lado a otro. Aunque es extremadamente sencillo de desmontar -cuenta con dos patas estabilizadoras que van a rosca y se ponen y quitan de manera muy sencilla-, cargar con él de un lado a otro, si tenéis que moverlo al trastero u otras habitaciones, es un poco más exigente que con el Smart Pro 2, que se movía con suma facilidad.

No obstante este tema, creemos que es un rodillo muy atractivo, y que como el resto de productos de la marca, está llamado a ser líder de ventas al menos en España.

ARTÍCULOS RELACIONADOS