Actualidad / Natación / El increíble cambio físico de Ryan Lochte en dos meses

El increíble cambio físico de Ryan Lochte en dos meses

El cambio de Ryan Lochte desde agosto de este año a la actualidad habla por sí mismo. No hay más que ver las fotos del antes y después que ha publicado en sus redes sociales el nadador estadounidense. Un total de casi diez kilos se ha quitado Lochte desde su reaparición en una prueba oficial el pasado mes de agosto.

El julio de 2018 el nadador estadounidense Ryan Lochte fue sancionado 14 meses por haber recibido transfusiones intravenosas por cantidad superior al límite permitido sin una Exención por Uso Terapéutico (TUE).  Su reaparición en la competición fue en el Campeonato Nacional Phillips 66 de 2019 en Palo Alto, California. Lochte nadó el 200 estilos en 1:57.88 con unos parciales de 25.68/29.47/33.88/28.85. El mejor tiempo de Lochte desde Río antes de ese día era de 1:58.90, y su récord mundial de 2011 es de 1:54.00. La marca conseguida lo clasificaba para los trials de Tokio 2020, a pesar del peso que había cogido durante meses de menos entrenamiento.

Aunque nadó cuatro segundos más lento que su récord mundial, el seis veces campeón olímpico dijo que estaba satisfecho con su reaparición después de tres años intensos. Antes de la última suspensión en 2018, ya había dado que hablar por su famoso altercado en una gasolinera en los Juegos Olímpicos de Río 2016, lo que le valió otra suspensión de 10 meses. Ahora Lochte está de vuelta y su objetivo es obtener una plaza para los Juegos de Tokio 2020.

Mucho han cambiado las cosas durante estos 3 años para el nadador estadounidense de 35 años, que tiene una familia con dos hijos. Lochte asume el paso del tiempo y sabe que no es el mismo que cuando tenía 20 años, ahora necesita descanso. Ve en los nuevos nadadores el relevo generacional que romperá récords en el futuro, como Caeleb Dressel o Regan Smith.

También ha dejado atrás los problemas con el alcohol que tantos problemas le generaron. Ryan ha estado luchando contra la adicción al alcohol durante muchos años hasta que finalmente reconoció que necesitaba ayuda profesional para superar su problema, como así hizo en octubre de 2018. "Si seguía por este camino destructivo... iba a ocurrir algo trágico. Cuando nació mi hija, el entrenamiento comenzó a desaparecer", ha declarado en la NBC"Me pasé a la comida rápida y comencé a comer de todo".

Ahora ha ajustado su dieta nuevamente al entrenamiento y está haciendo tiempos similares a los que hacía cuando estaba en su mejor momento, allá por 2012. Su objetivo sigue siendo representar a Estados Unidos en Tokio 2020, y a juzgar por la foto que el propio Ryan Lochte ha publicado, parece que se lo está tomando muy en serio.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS