Foto: Instagram // Saleta Castro
Actualidad / Triatlón / Saleta Castro sobre IRONMAN Frankfurt: "la maratón era un infierno"

Saleta Castro sobre IRONMAN Frankfurt: "la maratón era un infierno"

Saleta Castro disputó el pasado domingo una de las pruebas más duras que se recuerdan del circuito IRONMAN. El Campeonato de Europa de la distancia, posiblemente la cita que más PROs aglutina por detrás de Hawaii se disputó bajo una intensa ola de calor que los días previos obligó a los organizadores a modificar el recorrido del segmento de carrera a pie, buscando más sombra para los participantes.

Pero no fue suficiente. Sebastian Kienle, segundo clasificado en la prueba masculina, llegó a meta completamente exhausto, como pudimos ver en un vídeo que casi asusta. Sarah True, líder de la prueba femenina hasta un kilómetro antes de meta, sufrió un desmayo que le hizo ser atendida por las autoridades médicas.

Y como ellos dos, otros tantos, PROs o populares. "La maratón era un infierno, cuarenta grados, sin humedad apenas", relata Saleta en su última publicación de Instagram. "Poca sombra, avituallamientos que no estaban bien colocados y desmayos, atletas que se desplomaban, y no solo hablo de la chica que iba a ganar".

"La lucha era por sobrevivir y aguantar en carrera, caminando, vomitando o dando tumbos, daba igual, solo había que seguir" explica la gallega, que se hizo con la quinta posición en meta. "Lo que ví y sufrí después no es ni bonito ni admirable y creo que incluso era peligroso".

Contenta con la posición

No obstante todo lo vivido y sufrido, ella está contenta con cómo evolucionó la carrera. "Contenta por no haberme rendido, contenta por haber salido adelante, contenta por haber terminado en un buen estado" y sobre todo "contenta porque lo que me ha enseñado esta carrera no lo olvidaré en la vida".

A por un segundo intento para estar en Kona

IRONMAN Frankfurt era la primera gran cita que disputaba esta temporada, tras volcar la preparación en el Campeonato del Mundo de larga distancia de Pontevedra, en el que como otros tantos gallegos tenía especial ilusión. Con dos slots en juego en la prueba femenina, Castro se ha quedado a las puertas, pero no pierde la esperanza de volver a estar en Kona, donde acudió por primera vez en 2016.

"Haré un segundo intento", confesaba ayer. El calendario, con solo seis semanas por delante, da pocas opciones: exceptuando IRONMAN Austria, que se disputa este fin de semana, la de Hoka cuenta con nueve pruebas entre las que escoger: UK y Vitoria -la próxima semana-, Suiza, Lake Placid, Hamburgo, Canadá, Tallin, Copenhagen y Mont Tremblant.

El gran inconveniente de estas pruebas es que ya solo conceden un slot. Además a estas alturas del calendario es improbable que las deportistas ya clasificadas tomen la salida en alguna de las citas, con lo que el rolldown es improbable. Por tanto la exigencia es máxima, pero si hay alguien que sabe lo que es lograr la clasificación en el último minuto, es Saleta Castro.

ARTÍCULOS RELACIONADOS