Foto: Youtube // Lionel Sanders
Actualidad / Triatlón / Estas son las lecciones que Lionel Sanders aprendió ayer en IM Mont Tremblant

Estas son las lecciones que Lionel Sanders aprendió ayer en IM Mont Tremblant

Ayer fue un día duro en la oficina para Lionel Sanders, que siendo el gran favorito para hacerse con la victoria en IM Mont Tremblant, tuvo que ver como su compatriota Cody Beats era finalmente quien se hacía con la victoria con más de diez minutos de ventaja.

"Vine a aprender alguna lección, y la he aprendido", comenta Sanders nada más comenzar su último vídeo para Youtube. "La más importante quizás ha sido sobre mi pauta alimenticia".

Según comenta, en las últimas semanas se había centrado en perder peso y alimentarse lo más sano posible. "Dos días antes de la prueba pesaba 73 kilos". Le pareció demasiado peso, así que decidió limitar su ingesta hasta la celebración de la prueba: 70,6 kilos ayer domingo, más de dos kilos perdidos en dos días.

"Probablemente estaba bajo de glucógeno", reconoce el canadiense, que a ojos vista se saltó los cánones habituales de cómo alimentarse los días previos a un Ironman.

¿Las consecuencias? Que las baterías le duraron aproximadamente hasta la quinta hora de competición. "En la última hora de ciclismo lo pasé realmente mal, sufrí muchísimo", comenta el actual subcampeón del mundo de Ironman. "Moví 220 watios en la última hora, que para mí es un dato bajísimo".

Según comenta, fue una pájara en toda regla: "En una de las últimas subidas casi tengo que bajarme de la bici para subir andando, no tenía fuerzas".

La conclusión sobre el peso

"Todos los entrenamientos confirman que a estas alturas estoy en mejor forma que el año pasado, así que no estoy cabreado, y no voy a cambiar mi pauta alimenticia" afirma el de Skechers. "Lo que tengo que hacer es quitarme de la cabeza esta idea de que tengo que estar muy delgado".

"Creo que mi peso ideal está en 72,5 kilos".

Abandonar, nunca

"Al bajarme de la bici quería tirar la toalla", comenta Sanders, que incluyo llegó a comentárselo a Erin, su esposa. "Pero no, es muy irrespetuoso abandonar".

Pese a intentar recargar las reservas de glucógeno, en la carrera a pie también se sintió vacío, lo que le obligó a andar en varias ocasiones. "No me avergüenzo de ello".

"Sí, fue un día duro, sin duda, pero eso es lo que vine a aprender. No quería tener que aprender esta lección en Kona. Sé que he hecho muchísimos cambios los últimos meses, y tenía que comprobar si funcionan o no. Y no puedo comprobarlo en un Ironman 70.3".

ARTÍCULOS RELACIONADOS