Foto: Al Bello // Getty Images for IRONMAN
Salud y Nutrición / Triatlón / Tim Don: "Una vez a la semana como una pizza o una hamburguesa y un vaso de vino tinto"

Tim Don: "Una vez a la semana como una pizza o una hamburguesa y un vaso de vino tinto"

Tim Don es un tipo peculiar y encantador. Pese al calvario que pasó durante el último trimestre de 2017 y los primeros meses de 2018, el británico no ha perdido la sonrisa en ningún momento. De cara a este 2019 el objetivo vuelve a ser clasificarse para la disputa del Campeonato del Mundo de Ironman sin necesidad de wild card por parte de la organización, por méritos propios.

Desplazado como otros años al Club La Santa, en Lanzarote, el de Zone3 ha publicado un nuevo articulo en 220triathlon en el que habla de cómo gestiona la alimentación en los meses de invierno. En estas fechas los triatletas somos muy de comernos la cabeza con el peso: ¿hay que engordar? ¿nos permitimos un poco de manga ancha? ¿hasta dónde nos lo permitimos?

Nosotros en su momento ya escribimos al respecto, y la recomendación es clara: hay que dejar incrementar el peso, pero tampoco sin pasarse. Don escribe en su artículo en la misma línea: "todo se basa en mantener el equilibrio, tanto en temporada, como fuera de ella. Yo engordo entre tres y cinco kilos, pero no tiene nada que ver con mi peso de competición". En su línea de sacarle punta a todo, concluye: "No estoy tan delgado como Jan Frodeno, ¿pero quién lo está?"

"Durante tres o cuatro meses estoy por encima de mi peso de carrera", confiesa. "Casi siempre tengo un día a la semana en el que como una pizza o una hamburguesa, y quizás un vaso de vino tinto. En temporada baja, algo más de queso, vino y ginebra".

Las comidas con la familia, con toda la lógica

Uno de los temas más complicados de lidiar en casa es nuestra alimentación versus la alimentación de nuestra familia. Nosotros, dados nuestros volúmenes de entrenamiento, tenemos unas necesidades calóricas que ellos no, lo que hace que en muchas ocasiones terminemos cocinando varias veces: su comida y la nuestra. "Intento comer con ellos tres o cuatro veces a la semana, así que si me toca una ensalada de kale, a mis hijos ese día la comida no les va a gustar en absoluto".

Como veis, la lógica impera a la hora de comer. Hace unos días hablábamos de cuál era la dieta perfecta para Jan Frodeno y de cómo se alimentaban los Brownlee en España, llegando a comer bocadillos de tortilla de patata. Si ellos son flexibles a la hora de gestionarse la comida, ¿por qué no lo vamos a ser nosotros, sabiendo siempre que al llegar a la época de competiciones, es cuando toca hacer el esfuerzo?

ARTÍCULOS RELACIONADOS