Foto: Desafío Islas Cíes
Trucos y curiosidades / Triatlón / Tres detalles (unos más importantes que otros) que solo nos permite el triatlón

Tres detalles (unos más importantes que otros) que solo nos permite el triatlón

Vaya por delante que estos detalles son para gente tan tan amateur como yo. Es decir, gente que no son válidos para gente demasiado profesional ni tampoco demasiado seria. Una cosa que dijeron Diego y Javi Sancho me dio pie a pensar en cosas que solo pasan en el triatlón: 

1. Salir cara a cara con tu ídolo

La gente que juega al fútbol o al baloncesto jamás van a jugar al fútbol con Cristiano Ronaldo o con Messi. Quizás si les toca un sorteo o juegan una pachanga benéfica, pues podría ser, pero ninguno competirá con ellos de tú a tú.

En triatlón sí lo podemos hacer. De hecho podemos mirar sus bicicletas con detenimiento, verlos calentar antes de la salir e incluso darles la mano (eso antes del covid, ya veremos si vuelve ese tema).

En la zona de boxes todos somos iguales, hay gente con cabras de 10.000 euros y luego gente con hierros con acoples, pero ahí estamos todos. Somos más o menos igual a la hora de salir a competir.

De hecho es probable que si haces cola en las cabinas portátiles para hacer tus necesidades, le dejes la taza tibia a alguien que acabe en el podio (o viceversa). Esto es impensable en cualquier otro deporte y en el triatlón no solo es posible, es que es muy probable.

2. Chicos y chicas cobran los mismos premios y son iguales ante la prueba

Pocos deportes, muy pocos pueden decir que sean totalmente igualitarios en todo lo que rodea a una prueba. En el triatlón ocurre. Chicos y chicas corren la misma distancia y ganan los mismos premios, sin discusión. Me refiero a lo respectivo a las pruebas, no a los acuerdos comerciales y privados de cada atleta. 

Quizás el tenis o el atletismo sean ejemplos similares, aunque en el caso del primero la WTA y la ATP organizan sus circuitos por separado. Así que se puede dar el caso de que en un mismo torneo las chicas cobren mucho menos que los chicos por ganar la prueba.

3. Ver policías y guardias civiles en rotondas y no tener miedo a que te paren

Esto es así. Los 200 euros de un media distancia cualquiera merecen la pena para sentir lo que es pasar sin miedo al lado de un Nissan Patrol de la Guardia Civil. Yo me acuerdo en el Desafío Islas Cíes de acabar saludando a la Policía Local después de pasar ocho veces por el mismo cruce.

Las primeras veces aún esperas que te saquen la linterna y te manden parar al arcén, pero al final te acostumbras y todo. De hecho en las últimas pasadas incluso tomas la rotonda acoplado, despacito pero acoplado, como diciendo "a ver si salta el radar". 

Guardia Civil
Imagen: Guardia Civil

Desde aquí, nuestro más sincero agradecimiento a las fuerzas y cuerpos de seguridad que velan por que las carreteras sean seguras en los triatlones. Eso sí, se disfruta mucho pasando a su lado sin pensar en la ITV. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS