Foto: Víctor Arroyo
Actualidad / Triatlón / Víctor Arroyo ha vuelto: tras su peligroso percance en Riaza, quinto en IRONMAN 70.3 Cozumel

Víctor Arroyo ha vuelto: tras su peligroso percance en Riaza, quinto en IRONMAN 70.3 Cozumel

Este fin de semana ha estado tan cargado de actividad triatleta a nivel peninsular, con la disputa del Campeonato de España de triatlón y la disputa de IRONMAN 70.3 Cascais, que practicamente hemos pasado por alto el hecho de que Víctor Arroyo se haya hecho con la quinta posición en IRONMAN 70.3 Cozumel.

El madrileño se quemó las córneas oculares durante la celebración del último Half de Riaza, para el que partía como gran favorito a la victoria. Tras más de una semana prácticamente en penumbra, lo que le obligó a causar baja en IRONMAN Hamburgo, está de vuelta a la competición. Este fin de semana tomó la salida en un IRONMAN 70.3 Cozumel que le devolvió a las buenas sensaciones de pelear por los puestos de cabeza. En una carrera ganada por el belga Tyler Butterfield, Arroyo logró hacerse con una más que destacada quinta posición.

Ver esta publicación en Instagram

Este domingo se va a rodar muy fuerte. Estamos listos y con muchas ganas. #swimvicrun @iberostar @desam.es @bikeclinic.es @silicmag

Una publicación compartida de VÍCTOR ARROYO BUGALLO 🇪🇸 (@swimvicrun) el

No era una prueba fácil, ya que pese a la disputa en el mismo fin de semana de IRONMAN 70.3 Cascais -con la victoria de Javier Gómez Noya- y IRONMAN 70.3 Augusta -que coronó a Lionel Sanders- el cartel de Cozumel era de los más poblados, con la presencia del vigente bronce en el Campeonato del Mundo de la distancia, el norteamericano Rudy Von Berg -segundo en meta- y el siempre rápido Michael Weiss, que en menos de dos semanas tomará la salida en Kona.

Siguiente objetivo, IRONMAN Cozumel

Tras demostrar que vuelve a ser competitivo -entró en meta a apenas siete minutos del podio- el siguiente objetivo vuelve a ser, como en 2018, IRONMAN Cozumel. El año pasado logró hacerse con el quinto puesto en una carrera cuyo recorrido se sabe practicamente de memoria, y en la que en 2015, aún como grupo de edad, se subió al podio en segunda posición. "Aquí siempre viene gente muy buena", nos comenta por teléfono. No en vano es una prueba que en los últimos años han ganado figuras como Sebastian Kienle, Frederik Van Lierde o el citado Michael Weiss. ¿La razón? Cuenta con uno de los premios para los ganadores más importantes de todo el calendario: la bolsa a repartir es de 80.000 dólares, más del doble de, por ejemplo, Lanzarote.

ARTÍCULOS RELACIONADOS